AMBIENTAL

Ahora los corales prefieren comer plástico

Los investigadores de la Universidad de Boston están estudiando una serie de colonias de corales “Astrangia poculata” que habitan cerca de Rhode Island, una zona bastante poblada. Demostrando las consecuencias del exceso de plástico en su habitad.

Literalmente estamos viviendo en un mar de plástico, así como lo asegura la célebre frase. Los investigadores de la Universidad de Boston (Estados Unidos) han probado como algunos corales salvajes se están alimentando de diminutos pedazos de plástico. Lo que preocupa a los científicos es que estos animales están prefiriendo comer el plastico que sus alimento habitual.

El portal de National Geographic indicó que recientemente se publicó el estudio en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, en donde se analizó una especie de coral de Rhode Island. El coral analizado es tan grande como el puño humano, pero ya se puede apreciar como está empezando a construir con pequeños trozos plásticos que no superan menos de un quinto de pulgada de ancho.

La directora del estudio, Randi Rojtan, aseguró al portal de NatGeo que jamás esperó encontrarse con corales así. Ella cuenta, que simplemente recolectaron cuatro colonias de un coral salvaje, el Astrangia poculata, que vive en la costa atlántica de Estados Unidos, de Massachussets hasta el Golfo de México. De esta gran extensión se enfocaron en las colonias que estaban cerca a Rhode Island ya que querían conocer más sobre el impacto que la urbanización tendría sobre los corales. Informó El Espectador

Luego de recolectar las colonias, el equipo de investigadores llevaba los corales al laboratorio, luego los cortaba por pólipos, “Encontraron más de 100 fibras pequeñas en cada pólipo”, explica NatGeo.

Pero los investigadores no quedaron satisfechos y realizaron algunas pruebas en el laboratorio. “Les ofrecieron a los pólipos de coral criados en laboratorio microperlas azules fluorescentes, pedazos de plástico que hasta hace poco se usaban en jabones, cosméticos y medicamentos, al mismo tiempo que les ofrecían un alimento natural, como huevos de camarones en salmuera”, en casi todos los casos el pólipo comió casi el doble de microperlas que huevos de camarones.

«Estaba totalmente conmocionada por los resultados», dijo la coautora Jessica Carilli, a NatGeo. «No solo comen de forma pasiva las partículas de plástico que flotan al alcance de sus tentáculos, sino que desafortunadamente prefirieren el plástico a la comida real».

Lo realmente peligroso es que el agua de mar hace que la mayoría de plásticos se llenen de bacterias, es más, para lograr identificar tantas bacterias los científicos desarrollaron un experimento.

Se colocó una biopelícula de la bacteria intestinal de la bacteria E. coli sobre las microperlas en el agua de mar, esta estaba teñida de verde fluorescente para facilitar la identificación, luego se la dieron a los pólipos de coral.

“Más de 48 horas después de tragar las microperlas, los pólipos las escupieron. Pero incluso después de eso, la brillante E. coli persistió dentro de la cavidad digestiva del coral. Todos los pólipos de coral que comieron las microperlas con E. coli perdieron la vida en dos semanas”, señala el portal.

Los resultados solo dejaron una conclusión para los investigadores que resumieron todo con la siguiente frase: “Se trata de un terrible desastre”. 

Si deseas obtener un máximo de detalles, visita el portal de National Geographic

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *