ANIMALES

Niño corre a ayudar a perrito que fue afectado por un auto y lo arropa con su manta

El infante de origen sirio quien cubrió con su manta al canino fue reconocido.

Se ha mencionado que la empatía es la capacidad de responder favorablemente al dolor ajeno. Esta magnífica cualidad puede ser muy difícil de demostrar en un mundo donde el egoísmo y el orgullo sobrepasan cualquier valor moral.

Aun así existen personas como el niño sirio Hussein El Hasan, que permiten pensar que el mundo puede ser un mundo mejor. El personaje mencionado antes, fue capaz de acompañar a un canino por horas, hasta que llegó la ayuda correspondiente.

El hecho ocurrió en la ciudad turca de Kilis, donde el niño de apenas 8 años de edad vive eventualidades infortunas de migración. Hussein pudo apreciar que el canino necesitaba ayuda al verlo en el suelo, después de que había sido afectado por un vehículo.

Sin pensarlo dos veces, el niño buscó una manta en su hogar para arropar al perro que poco a poco perdía la vida. Luego Hussein les pidió el favor a unos adultos para que solicitaran ayuda. Huelga decir que la manta era la única que tenía el niño para cubrirse del frío y aun así la usó para arropar al animal.

El preocupado Hussein esperó con ansias el momento en que se aparecieron unos rescatistas para transportar al perro a un centro de atención veterinaria. El niño no pudo acompañar al canino en el traslado, pero si le dejó su manta para que el perro estuviera arropado.

Aunque el perro llegó vivo al centro asistencial, no logró vivir por mucho tiempo. La noticia se viralizó, tanto la forma como perdió la vida, como el detalle de humanidad y empatía que demostró Hussein al dar de sus pertenencias para hacer menos el sufrimiento del canino.

El maravilloso gesto de empatía del niño sirio llegó a los oídos del alcalde de la ciudad, quien decidió tener un gesto con el pequeño. Le regaló una manta nueva similar a la que perdió y otras ayudas para su uso diario.

A pesar de que la historia data del año 2017, esta es sin duda una gran lección para los adultos que no saben mostrar empatía y que tanta falta nos hace.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *