ANIMALES

Sustituyen los químicos contaminantes en cultivos por lechuzas que cumplen la misma función

La alternativa incluye el criadero de estos maravillosos animales.

Cultivar alimentos es realmente un arte. Esta actividad milenaria presenta dificultades rutinarias. Se debe prestar atención al suelo, a los cambios climáticos y los oponentes naturales como los roedores.

Pensando en aminorar el uso de químicos, los estudiantes graduados de la Universidad Estatal de Humboldt (California, Estados Unidos) están probando un enfoque más natural usando lechuzas. Las rapiñas son cazadoras natos de cualquier criatura que ponga en peligro los cultivos de uvas.

La iniciativa de temática natural está bajo la dirección del profesor de Matt Johnson acompañado con los estudiantes Laura Echávez, Samantha Chávez y Jaime Carlino, quienes piensan que el efecto de la presencia de estas rapaces puede disuadir y eliminar los problemas antes mencionados.

Los profesionales están documentando todos los avances logrados en algunos viñedos. Los científicos han colocado 300 cajas de nido para búhos en el valle de Napa. A su vez los investigadores han encuestado a 75 bodegas de la zona, y cuatro quintas partes utilizan ahora las cajas nido para lechuzas.

El tiempo de anidación de las lechuzas es de cuatro meses. Se tiene registros de que una familia de lechuzas puede comer hasta 1.000 roedores durante la temporada donde se construyen los nidos.

Algunos registros presentan que la cantidad de topos en los viñedos se ha visto reducido notablemente. Pero en el caso de los ratones los números no son tan claros. Esto quizás se debe a la capacidad reproductiva de los mismos.

Los resultados de los estudios reveló que de los agricultores que cultivan uvas de vino en el Valle de Napa, cerca del 80% utiliza cajas nido y cerca del 21% utiliza químicos para acabar con los roedores. Aunque existen algunos detractores de esta medida.

En viñedos de los Estados Unidos, Malasia, Kenia e Israel para ayudar a eliminar de forma natural los roedores que acaban con los cultivos se han incorporado nidos de aves rapaces para evitar el uso de modernos productos químicos.

Algunos para fortalecer las medidas de eliminación de plagas han plantado hierbas perennes entre las hileras de uvas, ya que esto puede reducir la erosión del suelo y mejorar el ciclo de los nutrientes y el carbono.

El Valle de Napa tiene más de 40.000 acres de viñedos, y solo 3.800 acres están certificados como ecológicos. Aún queda mucho por hacer en este tema, pero sin duda cualquier intención ecológica debe apoyarse para mejorar la situación del planeta.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *