ANIMALES

Entrenan a perros para ‘cazar cazadores’ y le salvan la vida a más de 45 rinocerontes

La acción salvadora incluye ubicar a los cazadores.

No existe un ser humano que dude de la cercanía que tienen los perros con sus dueños. Esta relación ha servido de inspiración para innumerables historias donde la fraternidad brota y el compañerismo abunda. En estos relatos los tópicos van desde un simple gesto afectivo, hasta situaciones de grandes riesgos.

De estas últimas ocasiones tiene un matiz especial la que ocurre en Sudáfrica, ya que los perros no solo ayudan a otros seres humanos, sino que también colaboran con otras especies, de forma especial con aquellos que están en peligro de extinción.

Para esta acción los perros en cuestión han recibido entrenamiento para ayudar a los voluntarios que arriesgan sus vidas protegiendo a las especies que se encuentran en condición vulnerable. Todas estas acciones se dan en Sudáfrica donde ocurren los más riesgosos encuentros propiciados por los calzadores.

El equipo en cuestión cuenta con perros beagle y bloodhound y ha logrado salvar un poco más de 45 rinocerontes que viven en libertad. Los caninos se encargan de ubicar a los cazadores que hacen vida en el continente. Muchos de ellos lo hacen al margen de la ley.

El entrenamiento de los perros inicia desde que son cachorros hasta que cumplen 18 meses. Johan van Straaten, un ‘Maestro K9’ en la universidad, dijo: «Los datos que recopilamos para este proyecto de aprendizaje aplicado, dirigido a informar las mejores prácticas, muestran que hemos evitado la perdida de aproximadamente 45 rinocerontes desde que los perros de rastreo libre comenzaron a funcionar en febrero 2018. En las áreas donde patrulla el Southern African Wildlife College, la tasa de éxito de los perros es de alrededor del 68 por ciento utilizando perros de rastreo sin correa, en comparación con entre el tres y el cinco por ciento sin capacidad canina. El cambiador del juego ha sido el seguimiento gratuito de los perros que pueden rastrear a velocidades mucho más rápidas que una lata humana, en un terreno donde los mejores rastreadores humanos perderían el rastro».

Van Straaten agregó que «Como tal, el proyecto está ayudando a garantizar la supervivencia de la rica biodiversidad del sur de África y su vida silvestre, incluido su rinoceronte, que se ha visto gravemente afectado por las negavitvas eventualidades contra la vida silvestre. Sudáfrica posee casi el 80 por ciento de los rinocerontes del mundo. En la última década, más de 8,000 rinocerontes se han perdido por la caza, lo que lo convierte en el país más afectado de la región».

Uno de los objetivos es frenar esta lamentable práctica, Cabe decir que los perros ayudan a rastrear a los cazadores y también están pendientes de los rinocerontes.

«A los seis meses reunimos toda esa capacitación de manera más formal: tienen las habilidades necesarias para hacer el trabajo a una edad más temprana, pero no son lo suficientemente maduros para manejar todas las presiones de las operaciones reales. Dependiendo de una serie de factores, los perros se vuelven operativos alrededor de los 18 meses», dice Johan.

En estas acciones se puede ver que las relaciones entre los perros y los seres humanos pueden aportar mucho al planeta. Es realmente hermoso ver como los caninos ayudan en una loable acción. Permite pensar que si algunos seres humanos pueden ser entrenados para actuar mejor, el futuro de las especies estaría garantizada.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *