ANIMALES

Perrito sale a dar un paseo, se pierde y regresa a casa con dos amigos que hizo en el camino

Su dueño no podía creer lo que veía.

Bo es el nombre de un labrador negro que tiene un carácter muy afable. Se lleva muy bien con sus dueños y ama las nuevas aventuras. Esta forma de ser le iba a traer problemas a la familia adoptiva. Este canino les iba a producir una gran preocupación a sus responsables.

En una oportunidad decidió irse de casa y aunque se desconoce las razones de ese comportamiento, se cree que fue movido por su curiosidad innata. Ese paseo se prolongó más de la cuenta. Lo que no se imaginaba nadie era que iba a aparecer muy bien acompañado.

Los labradores son curiosos y muy activos. Cuando no tiene ningún tipo de padecimientos físicos necesitan canalizar su energía en paseos prolongados y facilitar juegos que le permitan moverse con dinamismo. Si esto no ocurre, hacen lo que hizo Bo.

Bo vive con su familia adoptiva en Kansas y en las zonas aledañas al domicilio existen campos utilizados para la agricultura, donde hacen vida otros animales que interactúan con otras especies. Esta situación iba a servir de caldo de cultivo para una amistad interesante.

Al ver que Bo no estaba en la casa, la familia enseguida se puso a buscarlo. Tuvieron que desplazarse a uno de los campos más cercanos en la camioneta familiar, después de recibir una llamada de un lugareño que afirmaba que había observado a un labrador de las características de Bo.

Cuando la familia de Bo se acercó al lugar donde estaba el canino, se llevaron una sorpresa increíble; otro perro y una cabra. Estos animales pertenecían a una familia vecina, muy cercana que también habían salido de su hogar. Ozzy y Libby, son los nombres de estos animales que pertenecen a Chris y Shawna Huggans.

Laura Krier, mencionó: «Lo habíamos estado buscando sin parar». Además cuando una mascota se extravía en la mayoría de los casos, vuelven por su propia iniciativa. Por lo que debía existir una razón por la cual Bo no había regresado.

Los dos nuevos amigos de Bo no tuvieron ningún problema en subir a la camioneta, no se sintieron en riesgo en ningún momento. Era una imagen de verdadera emoción ver a estos tres seres jugueteando entre ellos.

Krier mencionó: «Es difícil decir si Bo el labrador negro o Libby y Ozzy fueron los culpables de iniciar la aventura. Son amigos, seguro».

Laura dijo: «Fue una de esas historias que les cuentas a tus familiares y amigos y no te creen. Es gracioso. Bo esta lleno de energía y siempre esta dispuesto a hacer algo. Es un perro bonito y dulce».

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *