AMBIENTAL

Holandeses convierten miles de desechos plásticos en carreteras recicladas de alta calidad

La innovación es parte de las políticas enfocadas a la preservación medio ambiente.

El plástico está ligado a la contaminación ambiental. Desde su concepción hasta su desecho se ve el efecto en el ecosistema de los derivados como el polietileno, presentando un reto para los trabajadores de las iniciativas ecológicas presentes en la sociedad moderna.

Con la finalidad de reducir el efecto negativo de la eliminación del plástico, en Holanda se está llevando a cabo una arquitectura ecológica que presenta una carretera singular. Como primer ensayo en la ciudad holandesa de Zwolle, ha sido colocado un carril para bicicletas que no es precisamente de asfalto.

Este proyecto tiene el nombre de PlasticRoad y cuenta con la colaboración de empresas privadas como KWS, Wavin, y una subsidiaria de la empresa de tuberías plásticas Mexicham, entre otras. La nueva carretera es fácil de ensamblar y es muy resistente.

PlasticRoad está diseñada para mantener una aplicación circular. Cuando la carretera empiece a perder su vida útil, podrá ser reciclada sin ningún problema. El modelo actual tiene una composición del 70 % del material reciclado, pero el objetivo es lograr que sea totalmente de plástico.

Los fabricantes de los módulos de carreteras presentaron un diseño hueco para que sea adecuado para la colocación de tuberías debajo de la misma. También pueden ser muy útiles en zonas donde el agua es un bien escaso, ya que permite el almacenamiento de la misma.

Botellas viejas, vasos de bebidas, envases de cosméticos y muebles de plástico pueden hacer parte de esta carretera. Por lo que presenta una opción bien interesante para la economía de la nación, ya que resulta muy barato la materia prima.

Gert-Jan Maasdam, director de tecnología de Wavin dijo: “Es difícil predecir cuántas carreteras del mundo se construirán con plástico. Pero la economía subyacente y los beneficios de PlasticRoads superan a las carreteras tradicionales».

La carretera de plástico puede durar tres veces más que el asfalto. Tiene un efecto menor en el ecosistema y es de muy fácil ensamblaje. Su transporte es muy sencillo y factible. El equipo que la fabricó integró sensores en la carretera para monitorear su desempeño, midiendo su durabilidad, y temperatura.

En la actualidad existen carreteras de plástico en Holanda, México, y algunas otras zonas de Europa. El fin de las carreteras asfálticas ha comenzado.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *