ANIMALES

Joven le da el último paseo a su amado compañero para que sea feliz antes de partir

El canino tuvo su último paseo antes de partir.

Jesús Villelas Rivera iba a comprobar en carne propia lo que significa tener el amor de un perro. El dueño de Mace (como llamó a su mejor amigo peludo), iba a sentir de primera mano lo que significa ser necesitado por alguien. Cada vez que veía el rostro de su mascota, observaba el cariño que esta le tenía.

Cada vez que le hablaba le movía la cola y giraba alrededor de él. Se dejaba tumbar en el suelo para ser acariciado. En cada oportunidad que Rivera salía de la casa, el canino lo esperaba con ansias. Fueron muchas las siestas que compartieron juntos en el sofá frente al televisor.

Pero una de las actividades que más disfrutaba este singular perro, eran los paseos en la camioneta de Rivera. El canino no tenía que recibir invitación, solo esperaba que su amo abriera la compuerta trasera y se subía inmediatamente. En todos estos paseos, Rivera veía la cara de alegría de Mace por el retrovisor.

Lamentablemente, Mace empezó a tener unos afectamientos terribles y comenzó a perder su agilidad. Al parecer las probabilidades de seguir viviendo eran nulas, por lo que la solución al grave afectamiento que sentía el canino, era la de descansar por siempre.

Con gran aflicción Rivera decidió llevar a la veterinaria a Mace para que lo durmieran, esto con el fin de que no volviera a experimentar malos momentos debido a su afectamiento de salud. Así que subió a su amada mascota en la parte trasera de su camioneta para que pudiera disfrutar de su último paseo antes de dejar este mundo.

El perro ignorando a donde se dirigía disfrutó cada instante del recorrido por las calles de Guayma en Sonora. Los familiares de Rivera tomaron fotos del último viaje de Mace. En cada momento, su dueño lo abrazaba y le agradecía por tantos momentos vividos. Las fotos fueron colgadas en las redes sociales con un mensaje motivador.

“Con mi corazón y mi alma llena de d0l0r me despedí del mejor amigo canino que he tenido “EL MACE”, el macermoso, el macenamorado de su amo, mi amigo de 4 patas… tuve que aceptar que lo durmieran para que dejara de sentir tanto mal” así resumió Rivera sus experiencias vividas.

La historia de Jesús Villelas Rivera y Mace se hizo viral inmediatamente. Cualquiera que ha podido disfrutar de la amistad de un canino, sabe lo que esto significa. El último deseo de Mace de seguro no era el paseo, era quedarse con su dueño por más tiempo, pero la vida es así. Ahora solo está en el recuerdo de quienes lo conocieron, especialmente en Rivera.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.