ANIMALES

Gata trae a sus pequeños gatitos a conocer a la joven que la ha estado alimentando

El instinto natural de los felinos no deja de sorprendernos.

Shea Prior es el nombre de la mujer que decidió alimentar a unos gatitos que fueron llevados por su madre felina hasta las inmediaciones de su hogar. La historia comenzó cuando la mujer se encontró con la minina y le dio de comer, luego Shea recibía las visitas constantes a una misma hora todos los días.

Aunque la gata se ausentó unos días, la bondadosa mujer se sorprendió cuando esta regresó con algunas diferencias notables en su aspecto. Cuando Shea la cargó, se dio cuenta de que estaba en condición lactante.

Shea se percató de que la gata no estaba sola. “La estaba acariciando y la cargué, fue entonces cuando me di cuenta de que tenía leche y probablemente estaba alimentando a algunos bebés” mencionó.

Aunque Shea estaba muy feliz con su nueva amiga, no dejó ser motivo de preocupación para ella, el no saber el paradero de los gatitos bebés.

«Comencé a decirle que me mostrara a sus bebés, y que apuesto a que sus bebés eran muy bonitos” mencionó Shea. No pasaron ni veinticuatro horas, antes de que la gata le diera una sorpresa, llegó con los gatitos al patio, mientras la mujer ponía agua a las plantas.

“Ella vino corriendo hacia mí y me frotó la pierna mientras hacía su pequeño sonido de croar. Me llevó a mi cobertizo, miré y vi un par de pequeñas bolas de pelusa mirándome. Se dejó caer de lado y comenzó a llamarlos para que salieran a verme”, aseguró Shea con una gran sonrisa en su rostro.

Sin una pizca de desconfianza, no solo se los “presentó”, sino que allí mismo les empezó a dar de comer. Gracias al ambiente tan tranquilo, de inmediato los pequeños comprendieron que se encontraban a salvo como para conocer a Shea y ser sus amigos también.

Uno de los pequeños, se me acercó con su pequeña cola puntiaguda levantada en el aire y me dejó acariciarlo. Finalmente, después de unos 10 a 15 minutos, todos se me acercaron, me dejaron abrazarlos y acariciarlos”, dijo Shea.

Mientras se conseguía un hogar apropiado para que vivieran, fueron los huéspedes de la joven. Por suerte, todos consiguieron dueños y un cálido lugar donde permanecer bien resguardados.

Esta historia sin duda muestra, la capacidad de las especies para mostrar confianza a los seres humanos que se destacan por mostrar un poquito de interés por las formas de vida menos favorecidas. Shea Prior es una de estas que nunca olvidará la capacidad de amar de una felina.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *