ANIMALES

Aparece grupo de Zarigüeyas pigmea luego de que incendios casi acabaran con la especie

Kangaroo Island Land for Wildlife, fue el grupo conservacionista que hizo el mencionado hallazgo.

En Australia han ocurrido varios incendios forestales. Algunos de estos, han sucedido de forma inesperada y otros ocurren por culpa del calentamiento global, pero lo que si es cierto es que su presencia ha incidido en la cantidad existentes de algunas especies, entre ellas la zarigüeya pigmea.

Al parecer, no se encontraban registros que manifestaran la existencia este tipo de marsupial en este continente. Por lo que la noticia de su aparición, permite esperanzarse dentro de un planeta que ha visto como algunas de sus especies han desaparecido.

La zarigüeya pigmea tiene un peso promedio de 7 gramos y unos diez centímetros de longitud incluyendo la cola. Por ser tan pequeña es difícil de precisar la cantidad exacta que hacen vida en Australia. Pero gracias a los registros que maneja la ONG, no se encuentra extinta.

Por más de doce meses, no se observaban registros de que este tipo de zarigüeya estuviera viva. Las ráfagas de fuego no solo se cobraron la vida de este singular marsupial. También el ualabí de Tammar y el bandicut marrón meridional perdiero miembros por esta situación.

Otro detalle que enfrentan este tipo de animales, es que su hábitat se ve comprometido. La falta de agua y la falta de vegetación, puede colocarlos en una posición desprotegida en relación con sus depredadores naturales.

Se piensa que más de 211.000 hectáreas fueron afectadas por el fuego el año pasado. También se estima que más de tres millones de animales tuvieron que emigrar a un sitio donde pudieran conservar su vida. Las ubicaciones más afectadas fueron el extremo occidental de la Isla Canguro, el área cercana de Protección del Desierto de Ravine des Casoars y el Parque de Conservación Kelly Hill.

La dieta preferida de esta zarigüeya es el néctar y el polen, por lo que al no encontrar su principal fuente de alimento, tiende a emigrar de forma expedita. Otra característica que dificulta tener registros de este marsupial, es su capacidad de estar en una condición de letargo por varios días.

Como el comportamiento de la zarigüeya pigmea es nocturno, cuesta visualizarse en lugares comunes. Todos estos factores juegan un papel importante a la hora de contabilizarlo, por lo que no extraña que haya durado tanto tiempo sin saberse de ella.

Para Kangaroo Island Land for Wildlife fue una notable sorpresa saber de la presencia de esta peculiar especie. Como parte de su cultura conservacionista celebran que no esté extinta. Además, durante el mismo periodo se descubrieron otras especies como el sapo bibrons.

Uno de los portavoces de Kangaroo Island Land for Wildlife mencionó: «Es muy importante ahora porque es como el último refugio para muchas de estas especies que realmente dependen de una vegetación muy antigua, larga y sin con vida

«No sabemos mucho sobre esa especie porque es bastante rara en la isla…»mencionó un profesional de la ONG mencionada anteriormente. Aunque la noticia alegra de una forma moderada, se espera que no sea la única.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.