ANIMALES

Mamá ganso sale a pasear por el lago con sus más de 45 crías

La tarea complicada no impide a la gansa mantener a salvo a los cuarenta y siete pequeños.

Si existe algún ave capaz de reflejar ternura en el cuidado de sus crías, es sin duda el ganso. La hembra es capaz de proteger con su vida a su descendencia y en algunos casos no se limita a un solo ejemplar. Pero un tópico añadido tiene que ver con la adopción natural que es capaz de mostrar.

Y es que cuando se cría en áreas superpobladas una madre ganso es capaz de atender las crías de otras madres, haciendo que el núcleo familiar crezca, permitiendo que se observen imágenes dignas de las principales portadas de las revistas especializadas en fauna.

Mike Digout es una persona que por vocación es muy observador. Un día se dio cuenta de que las imágenes visuales que se presentan en las interacciones del ganso en la naturaleza lo llevaron a darse cuenta de que una sola madre se estaba haciendo cargo de una responsabilidad que no era precisamente de ella.

Desde que comenzaron las restricciones, y al verse obligado a trabajar desde casa, Mike se tomó más en serio lo que en un principio era solo un hobby. Empezó a captar con su cámara las imágenes más asombrosas que se daban frente al río Saskatchewan cerca de su hogar en Canadá.

“Salía todas las noches a la orilla del río en busca de castores y, por supuesto, había mucha actividad de gansos, ya que venían del sur y buscaban un lugar para anidar. Debe ser bastante entretenido ver a los gansos discutiendo por lugares para anidar y proteger sus nidos”, comentó Mike.

Cuando Mike se dio cuenta de que los primeros polluelos estaban saliendo del cascarón, no quiso perderse el resto de este espectáculo de la naturaleza. Por eso dijo: “Son tan lindos cuando son pequeños, como pequeñas pelotas de tenis con patas”.

La historia comenzó una noche en que Mike estaba a la orilla del río, y vio cómo se fueron metiendo bajo las alas de la mamá uno a uno, logró contar 16 bebés gansos. “Me sorprendió que esta madre tuviera 16 bebés, así que comencé a regresar todas las noches en busca de esta madre y sus crías. Y todos los días parecía que ella tenía un grupo más grande”, explicó Mike.

Cada vez la cantidad de polluelos aumentaba, al día siguiente eran veinticinco, después treinta, hasta finalmente, logró ver la totalidad de la familia, ¡Eran cuarenta y siete gansos bebé!. Obviamente, no eran todos hijos de la misma gansa, sin embargo, para sorpresa de Mike, ella estaba cuidando las crías de otras familias, algo muy común, en especial aquellas que se desarrollan en áreas pobladas.

Los especialistas en el comportamiento de estas aves, afirman que esta forma de cuidado, funciona como una especie de guardería diaria. En el que las gansas más jóvenes dejan a sus pequeños con la más experimentada. “Fue increíble lo tranquila que estaba con tantos polluelos. Parece una madre muy paciente”, cuenta Mike con una sonrisa.

A medida que van creciendo, se hace más difícil que duerman bajo las alas de su cuidadora, así que, se apilan unos sobre otros sin causarse afevtamientos entre sí, mientras están a la vista de su cuidadora. Actualmente, solo cuida de veinticinco pequeños gansos, hasta que logren el tamaño que les permita alzar el vuelo al momento de emigrar.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *