ANIMALES

Joven desarrolla un robot autónomo que anda por el desierto plantando semillas

La robótica da un paso ecológico destacado con el A’seedbot.

El científico Mazyar Etehadi decidió usar sus conocimientos de diseño e innovación para aportar soluciones que ayuden a resolver la creciente desertificación. Así fue como nació el A’seedbot, un robot cuyo parecido con Wall E tiene como objetivo impulsar la agricultura de terrenos áridos con alto potencial de crecimiento agrícola.

Mazyar expresó su preocupación en una conocida red social, afirmando: “La desertificación es un gran problema en todo el mundo, causado por prácticas agrícolas insostenibles, la minería, el cambio climático y el uso excesivo de la tierra en general. Pero, como el cambio climático en sí, la desertificación es un tema ecológico complejo y difícil de entender”.

La forma como está diseñado el robot es práctica y funcional. Su labor es muy básica, explora y observa el terreno, navega por el mismo y luego procede a la colocación de la semilla. Mazyar ha llamado a este un diseño longitudinal, aunque libre de complejidad no es para nada sencilla la tarea que desempeña con sus sensores y sistema mecánico.

A’seedbot tiene una medida aproximada de 20 cm de largo, y además en su pequeño lecho cuenta con paneles solares que aprovechan al máximo la energía diurna y emplea la misma durante su navegación nocturna por el terreno. Esto lo hace a fin de identificar las zonas más fértiles, informar acerca de su existencia y efectuar la siembra tomando como referencia los datos adquiridos por sus sensores y su sistema de navegación interno.

Se desenvuelve dentro de un radio de 5 km (3 millas), para obtener datos sobre la humedad en el terreno, se vale de sus patas diseñadas en 3D, una vez que estos se obtienen se coloca la semilla. Cuenta con otros sensores, tiene el de distancia, el de prevención de colisiones y una cabeza rotatoria que le permite la visualización completa del área en donde está ubicado, así como la ruta que debe seguir.

El sistema diseñado en su interior le permite a este robot tener una visión general de todo el terreno, para luego determinar el lugar con las condiciones apropiadas para la siembra y su posterior supervisión. Esta tarea, en ningún momento se ve interrumpida, gracias a la energía almacenada por los paneles solares superpuestos en la parte superior del A’seedbot.

El proyecto de Mazyar Etehadi, no concibe la diferencia entre entes del gobierno e individuos con proyectos de agro población, todos tienen un lugar dentro de esta ingeniosa propuesta. En ambos casos, el fin es el mismo, hacer de un terreno improductivo, en algo totalmente opuesto, en zonas llenas de productividad en toda su extensión y agradables a la vista.

La mano de obra humana calificada solo es requerida cuando por razones climáticas, no se aprovecha la energía solar y hay que recargar a A’seedbot. Los datos relativos al terreno son recopilados por el robot, y luego son enviados al usuario. El último paso ocurre cuando las semillas son colocadas en el terreno, luego de su evaluación, se apoya en uno de sus extremos e introduce la semilla en la tierra.

El A’seedbot, es considerado un robot con funcionamiento autónomo, un proyecto futuro podría ser la transformación de un desierto en un oasis. Haciendo de estas extensas áreas lugares productivos. Se espera que esta iniciativa robótica tenga buenos resultados en el futuro.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.