ANIMALES

Perrita se despide de su amado dueño dándole una última caricia

El vínculo entre la mascota y su dueño se mantuvo por más de 13 años.

Sadie es una perra adulta que sintió como la vida se le iba cuando su cuidador perdió la vida. Andy Beaulieu era el nombre por el cual respondía el cuidador de la canina que partió de este mundo. Al momento de su deceso la mascota buscó la humanidad de su dueño para recibir una última caricia.

Historias como estas no son extrañas dentro de las interacciones con el mundo canino. Los perros son capaces de demostrar cierta empatía por el dolor ajeno, por lo que se permite pensar que Sadie presintió como su dueño sintió un fuerte afectamiento en su pecho.

«Después de que los expertos en salud no pudieron salvar a Andy, Sadie se acostó a su lado y estaba acurrucando su mano» mencionó Jeremy May como presidente de Elements Cremation. El cuadro entre los dos mejores amigos en su último encuentro fue conmovedor.

Después de que los expertos en salud se llevaron a Andy, la perra entró en un profundo lamento. Julia, quien fue la esposa de Andy, veía como la canina se asomaba a la ventana esperando a ver nuevamente a su querido amigo. La perra empezó a tener problemas físicos, ya que no comía suficiente.

Ante esta situación, Julia decidió llevar a la canina para el día de honras de su esposo. Cuando Sadie vio el lugar donde estaba el cuerpo de Andy, se levantó en dos patas y miró a su querido amigo. La imagen fue captada por la encargada del sitio que sirve para rendir honores a los restos de quien se despide de esta vida.

El tiempo de duelo tuvo un lapso de un poco más de una de semana.»Después de 10 días de no comer y perder 10 libras de peso, en el momento en que Sadie volvió a entrar a su casa después del servicio, comió su primera comida. ¡Increíble!», menciono Julia.

Sadie necesitaba cerrar ese vínculo. La perra que se adaptó a vivir con la que era esposa de su mejor amigo, ella estuvo dispuesta a compartir su amor con quien la cuida. Aunque se sabe que siempre llevará en su corazón a Andy, la perrita logró volver a sonreír.

A pesar de que el suceso data del año 2018, sin duda sirve como gran ejemplo de como los animales entregan enteramente su vida por sus compañeros.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *