ANIMALES

Ganso crece con manada de perros y se une a ellos cuando empiezan a ladrar

Él se cree parte de la mandada.

La vida de Tony es realmente singular, se trata de un ganso muy peculiar que vive en Nueva Gales del Sur, Australia. Su madre lo dejó antes de que saliera del cascarón, lo adoptó una gallina y lo encubó hasta su eclosión. Al día de hoy el ganso ha desarrollado una personalidad interesante.

Como creció con unos perros, este ha adoptado la conducta de ellos incluso cuando ladran. Al parecer es muy común que algunas especies mimeticen a otras, aun así no deja de ser extraño que un ganso ladre cuando los demás perros también lo hacen. Hasta son considerados como que una alternativa en lugar de tener caninos.

El mejor amigo de Tony es un perro llamado William, ambos «ladran» cuando un extraño se acerca y parece que disfrutan mucho de compartir juntos. Existe un video donde se les ve a ambos los dos amigos interactuando de una forma muy grata, y una perrita llamada Betty es la principal testigo de esa amistad.

Según un reconocido medio de la zona, el perro no es el único miembro de la familia de Tony. Se trata de una familia con muchos y variados integrantes. Entre ellos está, además una mamá gallina, un loro cuáquero, una cacatúa, dos caballos llamados Henry y Jay, y existe la posibilidad de que eventualmente crezca la manada.

En su primer año de vida, le hicieron un pastel de sandía, el cual compartió con Dot, su mamá gallina. Su dueña contó: «Es difícil creer que en este día, hace un año, Dot eclosionó una pequeña bola amarilla de pelusa que podía caber en la palma de mi mano, ¡que ahora se ha transformado en este gran chico guapo!».

Gracias a su agudo graznido, Tony pueden alertar de cualquier peligro a su familia. Los gansos se caracterizan por proteger a sus seres queridos y el lugar donde han crecido. Además, por su capacidad de percibir la luz ultravioleta, pueden detectar en la distancia a posibles depredadores y amigos de lo ajeno.

«Él es el guardaespaldas personal de Dot, amigo de los perros y un sanador de corazones con su energía y empatía. Completamente hermoso.», afirma orgullosa la mamá del ganso. Y a pesar de que los gansos suelen manifestar agresividad si se sienten amenazados, eso no ha sido impedimento para que la amistad entre él y William se estreche cada día más.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *