ANIMALES

Ofrece su celular y hasta su moto para que le devuelvan su amado perrito perdido

Para encontrarlo ofreció su moto y su teléfono celular como recompensa.

Ángel Basilio Castaño vivió momentos muy duros cuando perdió a su mascota, un perrito Dachshund que responde al nombre de Max y que por una razón desconocida se alejó del domicilio de su dueño. Al verse superado por la situación, decidió publicar en las redes sociales sus intenciones de recuperarlo.

Para garantizar el encuentro con la querida mascota, Ángel decidió ofertar como recompensa su teléfono personal para cualquiera que le diera información del paradero de Max. El móvil en cuestión fue un Motorola G8 Power al cual el dueño del canino se desprendería sin ningún problema.

«Se extravió mi salchi x zona del Soeme. Ofrezco mi celular MOTOROLA G8 POWER. DIFUNDIR» mencionaba la publicación en Facebook de Ángel. Con esto se esperaba que la respuesta fuera inmediata. Pero por una razón u otra no se percibió ningún comentario.

Ante la desesperación, Ángel publicó una segunda recompensa: «No me sobra nada… pero prefiero mi perrito que la moto. OFREZCO MI MOTO 110 POR MI PERRITO. SOY EL TITULAR». Con esto ya se garantizaba una respuesta inmediata.

«A la siesta una vecina del barrio 200 viviendas que queda a unas 15 cuadras de mi casa, vio como dos menores se estaban llevando un perro que no era de ellos en la rotonda del frente, ella atinó a quitárselos y lo llevó a su casa» confirmó Ángel, y agregó: «Su hijo se comunicó conmigo para que lo busque, fui y no me quisieron recibir la moto»

El hijo de la señora de nombre Fredy se puso en contacto con Ángel para devolverle a Max. El canino reconoció inmediatamente a su querido amo. Pero para terminar la historia de una forma agradable, el hombre no exigió ninguna recompensa.

“Agradezco a Fredy del barrio 200 viviendas de El Colmenar que desinteresadamente me devolvió el perro. Le puse en la mano las llaves de la moto, le quise dar una propina y tampoco, ni mi celular me recibió. Quiero agradecer este gesto desinteresado a él y a las casi 15.000 personas que compartieron mi búsqueda”, concluyó Ángel.

Ángel estaba dispuesto a desprenderse de cualquier pertenencia con tal de recuperar a su querida mascota. Esto demuestra que existen algunas cosas que el dinero no puede comprar. La sensación de felicidad en compañía del canino es realmente inspirador.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.