ANIMALES

Se encuentra un huevo y lo cuida hasta que se vuelve un periquito

El dedicado señor estuvo presente en la eclosión y ahora cuida a un animalito encantador.

Cuidar a un huevo en las fechas anteriores a una eclosión es realmente delicado. En algunas ocasiones no es posible garantizar el éxito de que ese proceso tenga un final feliz cuando la ausencia de la madre, debe ser sustituida por la mano humana.

El nivel de compromiso para cuidar a un huevo, no es el mismo cuando se cuida a un gato o a un cachorro. Aunque el reto no pueda equipararse, dentro de la mente del cuidador siempre existirá la misma sensación dentro de inseguridad con respecto a lo que se está haciendo.

Para poder saber que lo que estaba haciendo estaba bien, el hombre decidió documentar todo en una plataforma digital de contenidos.

«Estaba en una tienda de mascotas, cuando noté algo extraño. Había un pequeño huevo en el suelo de la jaula del periquito. Solo vi un periquito macho. El dueño me dijo que acababa de vender a la hembra. Por suerte, estaba feliz de darme el huevo» mencionó el famoso cuidador.

Aún no se sabe si lo que motivó al señor a desprenderse del huevo, era la ignorancia de lo que esto representaba o simplemente el deseo de salvar a esta criatura. Lo cierto del caso fue que el futuro cuidador aceptó la propuesta del encargado de la tienda.

El huevo fue colocado en una incubadora casera para complementar su respectivo desarrollo. Para este hombre existían razones para pensar que el ave podía eclosionar en cualquier momento.

Después de 19 días en esta condición,el huevo empezó a eclosionar y el ave se abría paso en estas circunstancias atípicas. El velador de la nueva vida no podía ocultar su emoción.

Al ver que se empezaba una nueva rutina, el hombre decidió alterar sus actividades para poder darle mayor atención al ave. El frágil periquito necesitaba comer por lo menos 8 veces al día.

“Necesitaba comida y como un loro es nuevo para mí, había estudiado todo sobre cómo alimentarlo. Se podría hacer, pero no sería fácil» mencionó el cuidador del huevo por la mencionada red social.

Con los cuidados respectivos el periquito se hacía más fuerte y saludable. Ahora lo que faltaba era ponerlo en contacto con su padre natural que aún se encontraba en la tienda de mascotas.

«Llamé a la tienda de mascotas. Todavía estaba allí. Les dije que vendría a buscarlo tan pronto como su hijo pudiera volar» mencionó el padre adoptivo del canario. Su intención era reunirlo con su familia.

Más de 50 millones de personas fueran testigos de este evento, ya que siguieron muy de cerca este pequeño acontecimiento a través de las redes sociales. Las reproducciones del video no fueron menos.

Hoy en día ambos periquitos están compartiendo el mismo techo. Si la intervención de una persona amorosa hubiese estado ajena a este acontecimiento, el huevo jamás hubiese prosperado.

La historia ya mencionada sirve de reflexión. A veces es mucho más fácil darse por vencido que intentar marcar la diferencia. Este hombre decidió hacer algo distinto a la mayoría, y hoy deja una magnífica enseñanza.

El dueño de la mencionada tienda de mascotas remite a todos sus clientes al material multimedia que se encuentra en YouTube, que describe las acciones del cuidador del huevo. Sin duda él también aprendió algo nuevo.

El comportamiento humano y los milagros de la naturaleza se complementaron de una forma destacada para dar paso a una vida. Y todo empezó con un descuido y terminó de la mejor manera.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.