ANIMALES

Bobby, el perrito que se mudó cementerio tras perder a su amado dueño

Después de despedir a su dueño decidió quedarse cerca de sus restos.

En la provincia de Río Negro en Argentina ocurrió una historia muy particular. Resulta que en el cementerio municipal, fueron dejados los restos de un señor que estaba acompañado por una cantidad modesta de personas y además de su mejor amigo de toda la vida, su amado perrito.

Se trataba de un perro de nombre Bobby que desde ese día no dejó los restos de su amado humano. Para el canino el sentido de lealtad lo llevaba a no moverse del destino final de su dueño. Su decisión le movió el corazón a todo aquel que conoció la historia.

Daniel Cisterna es un trabajador del lugar que al ver que Bobby no se iba, decidió acomodar un espacio para que el canino pudiera cuidarse del clima. También le consigue alimento y siempre está pendiente de la salud de la nueva mascota del campo.

Desde el día que llegó Bobby, Daniel da sus caminatas habituales por el lugar acompañado con el canino. En algunas ocasiones el perro también se deja acariciar por las personas que visitan el campo. Es como si cumpliera una asignación.

El cuidador mencionó lo siguiente: «Hace tres años que perdió la vida su dueño y desde entonces nunca dejó el lugar. Se quedó porque los restos están acá». Daniel se emociona un poco cuando habla de este ejemplo de lealtad.

Aunque la familia del hombre que perdió la vida fue a buscar a Bobby en reiteradas oportunidades, el canino no quería irse. Para él su nuevo hogar era cerca de su amigo que ahora descansaba para siempre. Por esta razón, Daniel le construyó una pequeña casa en el campo.

«El perrito seguía arriba de su dueño, no se quiso ir. Lo cargaron a una camioneta, pero se bajó y volvió a donde de su amo. No se quiere ir, quiere quedarse con su amo», comentó Daniel a un medio de comunicación local.

El caso de Bobby es realmente singular. Este perrito está para consolar a las personas que tienen a su ser querido en las inmediaciones del lugar. Cuando las personas se acercan hasta donde está Bobby, Daniel le cuenta la historia de lealtad canina.

«Me conmovió mucho por el cariño que tuvo por su amo, por su fidelidad, es algo que nunca había visto», reconoce Daniel. Ha sido tanto la magnitud de este gesto canino, que una mujer llamada Adriana Carrasco, se encarga de llevarle semanalmente comida a Bobby.

La historia de Adriana con los perros del campo comenzó cuando su madre perdió la vida en el 2008. Desde ese año la mujer visita de una forma regular el sitio llevándole comida a Bobby y a los demás caninos. Daniel recuerda la primera vez que el perro leal se topó con la bondadosa mujer.

«Pareciera que se comprendieran», recuerda el cuidador cuando vio a Adriana acariciando a Bobby. Aunque algunos han querido llevárselo a su casa, al parecer el canino decidió servir de acompañante emocional de los visitantes.

Adriana mencionó: «El perro eligió vivir en el allí, acá está en su casa, no les falta el cariño, el alimento ni la atención veterinaria. Ellos están bien acá

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *