ANIMALES

Gata agradece profundamente a hombre que la salvó a ella y a sus gatitos

El héroe después de ayudarla le dio de comer.

En la ciudad de Oklahoma, existía una gata que tenía su cabeza en una lata. Por esta situación lucia un poco desanimada. Así que las personas que la vieron, buscaron la forma de atenderla. Era muy desgarrador escuchar sus maullidos desesperados.

Las escenas fueros vistas en un concesionario de automóviles, ya que la gata estaba acostumbrada a pasearse por ese lugar. Quizás su instinto le llevó a buscar alimento donde no debía. Así que la lata tuvo que ser retirada por un vendedor local. Después de salvarla la minina salió corriendo para alejarse.

Brian Sheppard encargado del concesionario se enteró de la historia y decidió salir a buscarla. Para los que la escucharon, entendían que eran momentos difíciles. Es posible que la falta de oxígeno le haya afectado.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Gata-blanca-2.jpg

«Salí de mi oficina, pero no pude localizarla. Cerca de la hora de cierre, la vi detrás de mi tienda», afirmó Sheparrd. En este momento decidió darle un trozo de pollo que le sobró del almuerzo. La minina decidió disfrutar del alimento, ya que evidenciaba muestras de no haberse alimentado en un tiempo.

La gata se fue, pero a los dos días volvió al concesionario. Sheppard pensó que era una mascota de algún vecino, pero al parecer estaba en condición de calle. Por lo que la minina decidió buscar su fuente de alimento más segura. Y era lo que representaba el bondadoso encargado de la venta de coches.

«Fui a una tienda y compré algo de comida, platos, arena para gatos y una cama. Cuando regresé, me recibió en la puerta y le di de comer. Mientras comía, noté que estaba lactando a bebés» mencionó Sheppard asumiendo su nuevo papel.

Para prevenir cualquier eventualidad, decidió construir un santuario improvisado para ver si la gata agarraba a sus crías y la llevaba al concesionario. En todas estas instancias, Sheppard no conocía el número de crías que tenía su nueva amiga.

La gata empezó a ganar confianza con Sheppard hasta el punto que compartía sus siestas con el vendedor. Fueron varias las tardes donde la minina se dejaba mimar en el regazo de su nuevo amigo. En estas instancias el bondadoso señor le puso el nombre de Sophie a la gatita agradecida.

Cierto día Sheppard observó que la felina salía de una casa al frente del concesionario. Esto llevó a la conclusión de que Sophie tenía dueño, pero aun así el comportamiento de la gata dejaba muchas preguntas. Ella no dejaba de buscar su alimento, dormía con su nuevo amigo y antes de cerrar se iba.

«Vino a mi oficina, encontró su comida y agua. También, encontró la cama que le compré y durmió en ella». Mencionó Sheppard quien asumió la idea de adoptar a Sophie. Por lo que fue a la casa del frente y se consiguió con un señor que le mostró los dos gatitos que dependían de la minina.

El proceso de adopción no tuvo un buen desenlace, ya que la hija del dueño de la casa, no quería deshacerse de los gatitos. Así que Sheppard se limitó a explicarles que hacia todas las tardes Sophie en su concesionario.

«Luego de eso, no supe nada del hombre, ni vi a Sophie durante una semana. «Mencionó Sheppard un tanto desanimado. Pero Sophie tenía un plan. «Me estaba preparando para cerrar mi tienda, y Sophie estaba junto a mi vehículo, con dos gatitos. Los había llevado a su fuente de alimento».

Durante los próximos días, Sheppard habló con los anteriores dueños de Sophie y al parecer estuvieron de acuerdo en que la minina junto con sus dos gatitos pasaran a un nuevo domicilio. Luego Sheppard tenía que hablar con su esposa.

«Hablé con mi esposa y le dije que estaba muy apegado a Sophie. Mi esposa dijo: ‘Podemos probarla aquí en casa. «Después de eso la gata ya tiene cuatro años viviendo con la familia de Sheppard y es muy feliz. Cabe mencionar que los dos gatitos fueron adoptados por un empleado del concesionario.

Lo que empezó con una lata en la cabeza de la minina, termino siendo una historia de amistad formidable. Donde el agradecimiento se premia con una parte de tu corazón.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.