ANIMALES

Intervienen ojos de perrita sin vista y ve a su compañera por primera vez

La intervención en sus ojos permitió que la canina viera su familia por primera vez.

Olive es una perrita que tenía un problema visual y la cual fue tomada de las calles. Las experiencias negativas de vivir en la calle se incrementaban al no poder observar hacia donde se debía dirigir, sin olvidar mencionar lo difícil que es conseguir alimento en esas condiciones.

Ante esta situación, un refugio de mascotas en Los Ángeles la encontró y la llevó hasta Vancouver. Allí la organización West Coast Coker R. decidió intervenir y aportar para la intervención ocular y darle a esta perrita una segunda oportunidad.

La segunda oportunidad que le dio la vida a Olive, le facilitó conseguir una familia adoptiva. No es lo mismo enfrentar la vida solo que acompañado. Y hoy por hoy la Cocker Spaniel es completamente feliz. Cabe decir que la pareja que decidió quedarse con la perrita, la aceptó con su falta de visión.

Holly y Bart Emmerson, es una pareja de recién casados que decidieron adoptar a un perro mientras vivían en Canadá. Cuando se enteraron de la historia de Olive, decidieron tomar acción. Fue como si fuera amor a primera vista. No es muy común adoptar a pesar de una falta de visión.

Sus nuevos padres estuvieron de acuerdo en hacer todo lo posible para que la canina pudiera tener su espacio dentro de su hogar. Olive entendía que ahora contar con un sentido más le da la oportunidad de mostrar amor a un grado superlativo.

El efecto ocular que tenía la canina se debía a cataratas en ambos ojos. Por lo que después de una revisión y cerciorarse que si era viable el procedimiento vincularon sus intenciones con West Coast Coker R y lo demás ya es historia.

El periodo de recuperación de Olive fue realmente satisfactorio. Y cuando empezó a ver enseguida su cerebro relacionó las anteriores imágenes que en su mente estaban almacenadas. Además, el agudo sentido de olfato que tiene le permitió conocer a sus dueños en seguida.

Olive paso tres años en la oscuridad que proporciona la falta de vista. Pero nunca es tarde cuando la dicha es buena. Y esta canina ha podido tener una segunda oportunidad.

«Sus ojos son tan diferentes. Son negros» mencionó Holly a una red social. La perrita no paraba de mover la cola, cuando llegó a ver a sus padres.

El poder ver nuevamente le incrementó a Olive su curiosidad. Mientras estaba en la veterinaria se veía bastante emocionada por todo lo que observaba a su alrededor. Los expertos que participaron en la operación quedaron muy satisfechos con los resultados obtenidos.

Pero como toda historia, los virajes en el camino son comunes, la relación de Olive con la falta de visión volvió a aparecer. Pasaron tan solo tres meses cuando la perrita empezó a sentirse afectada por otra eventualidad. Holly y Bart estaban desanimados, ya que su amada perrita perdería de nuevo el sentido de la vista.

Como esta situación era muy desanimadora para Olive, sus padres decidieron ingresarla nuevamente para que le extrajeran los ojos y así frenar la negativa experiencia que estaba viviendo. Pero como toda una campeona la perrita volvió a salir con la frente en alto, sin visión nuevamente pero con todas las ganas de seguir viviendo.

Bart y Holly después de la operación decidieron mudarse para España específicamente para el cálido clima de Mallorca y por su puesto, Olive los acompaña en esta nueva etapa de la vida. Sin duda que a pesar de los momentos negativos dados por las circunstancias aún es posible ser feliz.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.