ANIMALES

Perrito salva a niña de 3 años que pasó 11 días perdida en el bosque

El canino le aportó calor corporal durante las bajas temperaturas y la protegió de otros animales silvestres.

Cuando Karina Chikitova tenía tres años, vivió una situación muy particular. Al parecer sus progenitores estaban pasando por momentos negativos que llevó a la pequeña a un estado de soledad durante tres días. Durante ese tiempo se pensó que ella había perdido la vida debido a las bajas temperaturas en el exterior.

La historia tuvo lugar en el pueblo de Olom en Rusia, cuando la madre de Karina, Talina Chikitova llegó con la pequeña al pueblo mencionado con la finalidad de trabajar en la siega local con su madre. Como se encontraba separada de su esposo, estaban las tres en un solo domicilio.

Por un problema de comunicación la pequeña se quedó sola en el alojamiento. Tanto la madre como la abuela salieron a trabajar pensando en que el papa de Karina se iba a ser cargo de ella. Pero resulta que el olvidadizo padre no llegó hasta donde estaba su hija. Cuando las mujeres llegaron de trabajar y no vieron a la pequeña creyeron que estaba con el progenitor.

Lo que realmente había ocurrido, era que la niña llevada por su curiosidad se despertó y empezó a caminar por el pueblo. A pesar de que en el pueblo de Olom no existe mucha población aun así nadie se percató de que la pequeña estaba sola.

Karina se adentró en la taiga, nombre que recibe el bosque de coníferas que se encuentra limitando con la región polar. Lo que lleva a presentarse unas temperaturas de 31 grados bajo cero donde nadie puede vivir. Durante todas esas horas un cachorro la acompañó de una forma impresionante.

Cuando los padres se pusieron de acuerdo entendieron que Karina estaba perdida y solicitaron la ayuda de los rescatistas. Estos profesionales cubrieron un área de 30 kilómetros y tuvieron que sortear varias dificultades, los que los llevaba a pensar que la niña estaba sin vida, hasta que apareció un cachorro mojado en el pueblo.

Los rescatistas utilizaron a un perro rastreador para seguir la ruta del cachorro y así pudieron dar con Karina. Cuando el rescatista Artyom Borisov le tendió la mano, no pudo ocultar su emoción y brotaron sentimientos de sus ojos. La niña estaba acostada en una parte donde la hierba alta la cual le permitía estar relativamente cómoda.

Karina estaba picada de mosquitos y lucia un poco delgada. Fue llevada al centro de salud para ayudarla en su recuperación, donde mencionó que se mantuvo comiendo bayas y que el cachorro le aportaba calor durante las noches. La madre agradecida con el canino le puso el nombre de Nayda que significa «desinteresado».

La historia ocurrió en el 2014 y causó la curiosidad de muchas personas incluyendo el escultor Nikolai Chuchasov quien realizó un monumento llamado» La niña y perro»ubicado en el aeropuerto de Yakutsk.

Hoy en día Karina tiene 11 años y estudia ballet es una escuela privada y de vez en cuando viaja a Olom para ver a Nayda.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.