ANIMALES

Encuentran a una criatura haciendo vida en árbol de navidad y deciden no desarmarlo

Decidieron no desarmar el árbol hasta que los pequeños se pudieran valer por sí mismos.

Ya era la época del año en que normalmente la gente acostumbra guardar el pino navideño hasta la próxima navidad. Pero en esta oportunidad algo los motivaría a dejarlo por un tiempo más. Se dieron cuenta de que un animal improvisó un nido en una de las ramas.

Los empleados de la obra de construcción se disponían a desarmar el árbol, pero cuando vieron a los «habitantes» que estaban en él, todos acordaron en que lo dejarían el tiempo que fuera necesario. De esta manera ellos se podrían desarrollar por completo y luego poder reubicarlos o dejarlos libres.

Al finalizar las festividades decembrinas, en Brasil, en una obra de construcción a cargo de la empresa Santa Ángela Constructora, los integrantes de esta empresa fueron testigos de una tierna escena cuando los trabajadores se disponían a desmantelar los adornos, entre ellos el tradicional árbol de navidad.

Se trató de una “hermosa y conmovedora escena, nada ni nadie interfiriera en el desarrollo de los pollitos“. Así que dejaron todo, tal y como estaba. Lo extraño es que la cafetería está ubicada en un área rodeada de árboles, lo que hizo que se preguntaran ¿Por qué esta ave eligió un árbol falso para residir allí?.

Cuando estaban desarmando el árbol notaron la presencia de una mamá pájaro en el lecho de un nido que ella fabricó en una de las ramas. Como cerca de la zona hay muchos árboles de verdad, ellos concluyeron que lo esta ave buscaba era protegerse de otros animales que se acercan a la zona boscosa aledaña a la construcción.

Es evidente que el ave no confundió este árbol falso por uno de verdad, ella sabía muy bien dónde construía su nido, su instinto protector la impulsó a elegir el lugar perfecto para anidar y mantener a los depredadores alejados. De esta manera estaba asegurando el resguardo de sus crías.

Los empleados no solo se limitaron a postergar la desmantelación del pino navideño, sino que para mayor protección al nido, improvisaron una cerca alrededor del árbol. La misma impediría que se acercaran y causara temor en la madre al punto de que podría dejar abandonado el nido y los polluelos correrían el riesgo de perder la vida solos.

Todos estuvieron de acuerdo en una sola cosa, y así lo manifestaron: “Para nosotros es un placer poder convivir con la naturaleza y todo lo bueno que nos trae. No pudimos evitar emocionarnos al saber que ella nos eligió para darle la bienvenida a ella y a sus bebés“.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *