ANIMALES

Perrito colaborador se baja para ayudar a empujar el auto averiado de su dueño

El noble gesto fue grabado y se ganó la admiración de muchos.

Estaba solo dentro del auto y sintió que se puso en marcha, lo curioso es que no había nadie al volante. ¿Dónde estaba el dueño? Quizás se preguntaba este perro, de inmediato bajó para ver qué ocurría y vio a un grupo de personas ayudando a empujar el coche, de forma inesperada corrió a meterse entre ellos para ayudar a empujar.

El auto se había averiado, así que el dueño solicitó la ayuda de unas personas que transitaban por el lugar, lo gracioso es que después se unió un ayudante inesperado. Pocos imaginan que un perro de esta raza pastor alemán actuara de esta forma, lo cierto es que no ha pasado inadvertida su muestra de solidaridad.

Para los amantes de los perros es bien sabido que estos son uno de los seres más leales que existen en el reino animal. Además, son excelentes compañeros de aventuras. Una muestra es este gesto inesperado, que un perrito sea uno más del grupo, y por si fuera poco que ofrezca su ayuda para algo tan inusual, como empujar un coche averiado.

No por nada, a este pastor alemán se le ha dado el reconocimiento de «El mejor amigo del mundo». Y ya este rostro tiene un nombre, lo han llamado Firulais, que además de ser un canino muy inteligente, no se conforma con recibir comida y cariño, sino que él mismo está dispuesto a corresponder con tales gestos de amor.

Las imágenes de este peculiar video, publicado por Félix Martínez, en Tunja, Colombia, y, por supuesto, que se viralizó al circular en las distintas redes sociales. Era la forma de lograr que al contar esta historia no lo pusieran en duda, pues era poco creíble que un perro ayude a empujar un auto junto con un grupo de personas.

No pasó mucho tiempo sin que llegaran transeúntes y amigos del dueño a empujar el auto averiado, sino que el perro, en su curiosidad no se conformó con ver lo que pasaba. Así que, sin perder tiempo se entremetió en el grupo de individuos, se paró en sus dos patas traseras y ayudó a empujar. ¡Qué perplejos quedaron todos! ¡No lo podían creer!

Este amigable pastor alemán sin duda, fue el centro de todas las miradas, explica parte de la reseña del video: «En este momento es cuando se sabe quién es un verdadero amigo, je, je, je. Grande Firulais. Tunja-Boyacá, Colombia». Los demás ayudantes quedaron perplejos al ver empujar a Firulais, además, de impresionados sus risas no se hicieron esperar.

Ninguno tuvo el ánimo de hacerlo aun lado, todo o contrario, hicieron que se sintiera parte del equipo. Una vez más queda constatado que los perros son más que cuatro patas con pelo, son seres capaces de ir muy lejos cuando de mostrar afecto y otros sentimientos se trata. El dueño de Firulais recibió una lección de empatía que jamás olvidará.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.