NOTICIAS

Una investigación afirma que caminar bajo los arboles reduce el estrés

Entre mas árboles mayor será la reducción de los niveles de estrés.

Desde hace mucho tiempo, escritores y artistas han plasmando la importancia de los árboles, es parte de el conocimiento ancestral, el caminar bajo los árboles cuando deseas tener pensamientos mas claros, dejar preocupaciones o estrés. Un nuevo estudio de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y la Universidad de Hong Kong confirma ese consejo, y ni siquiera necesitaron llevar a la gente al exterior.

¿Por que es importante esto?

Hasta ahora la ciencia no había encontrado una relación entre la cantidad de vegetación que alguien ve y sus efectos en la disminución del estrés que puede sentir en consecuencia. La investigación establece una correlación, publicada en Environment and Behavior.

Sobre el estudio

Un equipo de científicos, encabezados por el investigador Bin Jian, buscaban hallar la relación entre los árboles y el estrés. los científicos crearon un experimento que unió todos los estudios de los procedimientos anteriores. Invitaron a 160 voluntarios (aproximadamente 50 hombre y 50 mujeres) a quienes se les hacia seguimiento de sus niveles de estrés diario, antes del experimento, después de estar estresados durante el experimento y después de ver uno de 10 vídeos, al final del experimento.

Luego de que los participantes escribieran su evaluación de niveles diarios de estrés, los investigadores los separaron en dos grupos: uno que compilaba un discursos de entrevista de trabajo de aproximadamente unos 8 minutos, y disminuía números al equipo científico sin ninguna herramienta. Las dos tareas fueron elegidas por que generaban altos niveles de estrés en un corto periodo de tiempo. Los participantes evaluaron inmediatamente sus niveles de estrés posteriores a la tarea. Por último, se les mostraron vídeos tridimensionales especiales de calles arboladas con diferentes cantidades de vegetación.

Luego de ver los vídeos, los participantes fueron llevados a una habitación silenciosa durante 15 minutos a escribir sobre su experiencia.

Los datos recogidos por la evaluación fueron increíblemente positivos, incluso contabilizando los errores de la auto evaluación. Al analizar los datos , el grupo de científicos encontró que:


“En el nivel más bajo de densidad de árboles (2%), el 41% de los participantes informaron un efecto calmante. A medida que la densidad de la cobertura arbórea alcanzó el 36%, más del 90% de los participantes reportaron una experiencia de recuperación del estrés”. 

Eso nos da luz verde, cuando mayor sea la cantidad árboles, mas se disminuirán los niveles de estrés

Este resultado es mas que esclarecedor y nos da las pautas para confirmar lo que las investigaciones previas aseguraban, mientras más árboles ve la gente, mayor es su experiencia de reducción del estrés. Ó como lo expresa Jiang:

“La reducción del estrés tiene una relación cúbica significativa con la densidad de cobertura arbórea. La reducción de la ansiedad tiene una relación cúbica marginalmente significativa con la densidad de cobertura arbórea”.

Lo mas importante de estos estudios es que no se necesitan arboles para producir estos efectos en las personas, lo cual genera reacciones encontradas ya que la mayor parte de las poblaciones vive en zonas urbanas y su acceso a la naturaleza es limitado y caminar cerca de arboles es nulo, pero por medios virtuales se establecería la conexión.


Caminar en “paisajes forestales”, como un área boscosa o una reserva natural, “ofrecerá los mayores beneficios”, pero incluso mirar un solo árbol o un césped verde puede ayudar. Una vez más, el hallazgo clave es que “la exposición a entornos que contienen naturaleza ayuda a las personas a recuperarse más rápidamente de los síntomas psicológicos del estrés”.

El grupo de investigadores también encontró que tanto hombres como mujeres experimentaron el mismo grado de alivio del estrés tras estar expuestos a la cobertura de los árboles , ademas «los participantes jóvenes desarrollaron una mayor reducción de la ansiedad«.

Es claro que los resultados de estas pruebas no son perfectos, y que aún existen muchas variables a los resultados, por ejemplo los participantes que sufrían de niveles de estrés mayores por lógica sus reducciones fueron menores, el estudio no puede definir si estos participantes debían estar mas tiempo expuestos a los estímulos visuales o físicos, para lograr mejores resultados. Para el desarrollo de la investigación se midieron 3 factores fisiológicos (ansiedad, tensión y evasión), el estudio previo evaluó factores como la inquietud y el nerviosismo. Aún no se establece por que se excluyeron estos dos factores adicionales, así como el posible efecto de los que se incluyeron.

Esperamos que podamos concluir con estos resultados soluciones concretas para las comunidades de todo el mundo.

A falta de este conocimiento [correlación] impide a los proveedores de salud y funcionarios de salud pública recomendar la exposición a los bosques urbanos como parte de programas preventivos de atención médica o tratamiento clínico… [y] también les cuesta a los planificadores y administradores municipales la oportunidad de hacer una gestión basada en la ciencia y en decisiones con respecto a la asignación de recursos que podrían mejorar el bosque urbano y, de ese modo, mejorar la salud y la longevidad de las personas a las que sirven.

Hay mucha verdad en esa declaración. La geobióloga Hope Jahren está de acuerdo, y aquí explica por qué: 

No podemos olvidar lo que somos en esencia, en la raíz, seres del planeta tierra. No podemos entrar en ese circulo vicioso de la ciudad donde la poca vegetación opaca nuestros sentidos y el estrés gobierna nuestra vida. Date un baño de naturaleza de caminar bajo un árbol, de recorrer un río donde puedas recuperar la paz y respirar un aire mas puro.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *