ANIMALES

Perrito espera por tres semanas en una tienda que alguien le dé una oportunidad

Su intención era lograr la ansiada adopción.

Kristin Erwin siempre ha tenido sentido gran afecto por los animales domésticos que no tienen un hogar. Por esa razón, cuando entró en una tienda ubicada en Houston, Texas, pudo percibir la presencia de un atemorizado canino que pedía un poco de ayuda.

Después de preguntarle al encargado de la misma si conocía el estado del perro, decidió hacerle seguimiento a la vida del perrito. Así que dejó pasar unos días y luego fue por él. Con la ayuda de un empleado subieron al canino al vehículo de Kristin.

kristin_erwin

El perro tenía tres semanas acudiendo a la tienda y se colocaba debajo de una silla de plástico como para guarecerse. Es imposible cuantificar la cantidad de historias que se pueden encontrar en las calles.

kristin_erwin
kristin_erwin

A diferencia de los humanos, los perros al no poder hablar, no pueden manifestar sus carencias, necesidades o sentimientos. Como no es posible escucharlos, es necesario interpretar sus miradas, gestos y lenguaje corporal. Eso es lo que intenta hacer Kristin, en el caso del canino llamado Robbie.

kristin_erwin

“Pensé que era la cosa más linda, con pequeñas piernas regordetas”, mencionó Kristin para un medio de comunicación. En las primeras instancias esta mujer no sabía que el canino estaba rodeado de una desafortunada historia.

“Me (motivó) el corazón cuando escuché que ya llevaba tres semanas, comentó por el mismo medio la esperanzada mujer. Al parecer, Robbie fue dejado a su suerte por alguien sin sentimientos y como no se sentía seguro en la calle, buscó el refugio de esta tienda para protegerse.

«Estaba completamente relajado, comiendo y descansando» mencionó Kristin una vez que se le preguntó si el perro se adaptó a su nueva casa. También explicó en las redes que se puso en contacto con la organización Lolas Lucky Day, para encontrar un hogar permanente y definitivo.

Como todo rescate, al principio fue difícil, pero bien valió la pena. Gracias al espacio, tiempo y la atención que se le dio, Robbie se sintió más confiado y mostró su personalidad tranquila. Historias con final feliz como está bien vale la pena que se den a conocer.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *