ANIMALES

Gato desanimado se sienta en el jardín de una mujer con la esperanza de conseguir un hogar

El gato buscaba una oportunidad para volver a ser feliz.

Es bien sabido que los animales en condición de calle pasan por situaciones muy complicadas. En muchas ocasiones las razones de estas experiencias negativas van ligadas a que sus pasados dueños los dejaron a su suerte. Los motivos pueden ser diversos, pero los más escuchados son por cambio de hogar, viajes a otros países, o desvanecimiento de una relación amorosa.

Este peludo gato vivía en la intemperie de las calles de Montreal en Canadá, y el felino estaba cubierto de tierra, muy sucio, al parecer estaba pasando por una situación por la que nadie quisiera pasar en su vida.

María-Eve encontró al gato en un momento de su vida, donde la mirada del felino le conmovió el corazón. Así que estableció un plan para ayudarlo de manera definitiva. Pero lograr que un felino que vive en la calle confíe en ti, no es tarea fácil y eso lo comprobó la bondadosa mujer.

Chatons Orphelins Montréal

El animal había vivido durante mucho tiempo en las calles, lo que hizo que sus instintos convirtieran el plan de rescate un verdadero reto. Los intentos de rescatarlo se llevaron varias semanas, pero para suerte del felino, la mujer fue perseverante.

Chatons Orphelins Montréal

Confiar nuevamente en los humanos no era tarea sencilla, después de tanto tiempo en las calles y tantas experiencias negativas, su esperanza en esa especie estaba casi desvanecida. Pero luego de casi 22 días, se logró el ansiado objetivo. Al parecer, el felino tenía algún tiempo sin probar comida, por lo que cedió a un buen bocado de comida y fue tomado por su rescatista.

Chatons Orphelins Montréal

María-Eve finalmente pudo conseguir al felino y ponerlo a salvo. Ahora tenía que llevarlo a un lugar donde lo atendieran adecuadamente. Fue a una veterinaria para que atendieran a este pequeño felino. No podía dejarlo en un refugio, ya que se encontraban llenos.

Chatons Orphelins Montréal

La mujer lo cuidó en su casa y el gatito pudo dormir en una cama cómoda durante toda la noche. De forma sorpresiva se quedó tranquilo durante todo ese tiempo. Por primera vez, se sentía seguro, pero lo más importante es que estaba recibiendo mucho amor.

Chatons Orphelins Montréal

Chatons Orphelins Montreal se enteró de la historia y se ofreció a cuidar del gatito para brindarle la mejor atención. Una de los colaboradores del refugio llamada Celine Crom dijo: «Sus orejas estaban congeladas, lo que indicaba que había pasado al menos un invierno al aire libre. Su salvador le salvó la vida».

Chatons Orphelins Montréal

El gato de cuatro años fue llevado por una voluntaria del centro de nombre Lily hasta su casa. Aunque al principio se mostró un poco nervioso, poco a poco fue ganando confianza. Se le colocó el nombre de Marcel y se le dio un sitio digno para dormir.

Chatons Orphelins Montréal

El felino pasó de ser un gato tímido, a uno que le encanta estar acurrucado, ronroneando en el regazo de su madre adoptiva. «Marcel se quedó dormido junto a su madre adoptiva, fue un comienzo muy prometedor. Aunque se sorprendió con algunos sonidos, pero con el tiempo comprendió que no había (riesgo)» dijo Celine al medio de comunicación digital Love Meow.

Chatons Orphelins Montréal

Marcel poco a poco empezó a demostrar su verdadera personalidad y comenzó a confiar más en las personas que están a su alrededor. Cada vez que escucha a su madre adoptiva, el felino corre sin pensarlo y llama su atención para que le abrace.

Chatons Orphelins Montréal

El aspecto de animal desanimado que vivía en las frías calles de Montreal ha cambiado de una forma radical. Su belleza sé deja apreciar de una forma evidente. Ahora su vida está llena de amor y de mucha alegría. Marcel jamás tendrá que volver a repetir los episodios que vivió en las calles

Chatons Orphelins Montréal

«Tuvo un pasado difícil, así que los cambios le preocupan. Lleva parte de su pasado sobre sus hombros, pero gracias al amor y la atención que ha recibido en su hogar de acogida, Marcel realmente ha florecido», dijo Celine.

Después de pasar dos meses en la casa de acogida, se le consiguió un hogar permanente a Marcel. El desánimo expresado en sus ojos desapareció por completo y comparte su cariño con una nueva familia. Este tipo de rescate permiten ver la vida con mayor alegría.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *