ANIMALES

Ciclistas ven a un perrito que fue dejado a su suerte y deciden detenerse para cambiarle la vida

El canino estaba cerca de perder la vida.

Ladislau Alcântara y Rosilene Jansen son una pareja de ciclistas que han encontrado en medio de su rutina deportiva a un ser vivo en condiciones muy precarias. Era un perro muy delgado que por falta de alimento era casi seguro que su destino era el más desafortunado.

Se asume que el canino fue dejado en plena calle a su suerte por sus antiguos dueños. Así que los ciclistas entendieron que era lo que se debía hacer. Al detenerse por completo lo subieron en su bicicleta y se lo llevaron. Cabe decir que las temperaturas eran muy altas.

El perrito era un «salchicha» de color marrón y para el momento del encuentro ni siquiera corrió, solo se limitó a mirarlos como pidiendo ayuda. «Nos dimos cuenta de que estaba (dejado a su suerte) y teníamos pan en la mochila, así que me acerqué a él, Le di el pan y se lo comió de inmediato», dijo Rosilene recordando el momento del encuentro.

pelanka_dachsund

La pareja de ciclistas preguntaron a los residentes locales sobre el perro, y se enteraron de que la zona es muy popular para dejar a los animales dejados a su suerte. Esta práctica desafortunada tiene algún tiempo llevándose a cabo en el mismo lugar.

pelanka_dachsund

«Me des3speré porque no quería dejarlo allí, pero aún quedaban más de 40 kilómetros (25 millas) para llegar a casa» dijo la ciclista. Ante los problemas hay que levantarse, así que el canino estaba a punto de cambiar su destino.

pelanka_dachsund

El rescate no era una maniobra fácil de realizar. Pero los ciclistas, desde que vieron al animal allí, estaban decididos a hacer cualquier cosa por ayudarlo. Cabe decir que el perro no se sintió en ningún momento incómodo en la mochila de Ladislau.

pelanka_dachsund

«No fue fácil. Yo iba en bicicleta detrás de él y miraba la mochila para asegurarme de que el perro no se cay3ra. Cada kilómetro fue una eternidad», mencionó Ros. La pareja decidió documentar el momento subiendo fotografías del rescate.

pelanka_dachsund

«Como no tengo hijos, tendré un perro», dijo Ladislau convencido de la adopción. Al llegar a casa le dieron un baño, agua y buena comida. El canino ha demostrado tener un carácter muy afable, como si se estuviera esperando toda la vida para vivir con los ciclistas.

pelanka_dachsund

El perro fue nombrado como Rotivi por Rosilene, pero Ladislau prefiere llamarlo Pelanka. Pero para el canino esto no es ningún problema. Como lo llamen, responde de forma expedita.

pelanka_dachsund

«Él es nuestro compañero y siempre está con nosotros. No les teme a otros animales sin importar su tamaño. Se siente seguro sabiendo que siempre estamos cerca» concluyó Rosilene. Este rescate se convirtió en una historia de amor.

pelanka_dachsund
¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *