NOTICIAS

La dama de los gorilas, una historia de amor incondicional y lucha

Sin duda se trata de una excepcional mujer, que dió su vida por los gorilas, pero en un mundo enfermo y cruel todo se convertiría en una maldición.

Diane Fossey o mejor conocida como la dama de los gorilas fue una de esas personas a las que no le importó dejar todo y dedicarse al servicio por la vida. Esto hace de su historia un ejemplo para ser recordada y reconocida como una gran mujer.

Una mujer brillante, eso resumiría lo que esta primatóloga, zoóloga norteamericana era. Una de las pioneras en la investigación y protección de los gorilas de montaña. Su esfuerzo por la conservación de una especie marcó un precedente y dió una nueva esperanza a los gorilas que no tenían ninguna posibilidad de sobrevivir, el trabajo hecho por ésta mujer valiente, generosa, fuerte, aventurera y arriesgada es visible en todo el territorio de los gorilas de montaña.

Nació en 1932 en San Francisco, California, una ciudad donde la niebla es muy normal para sus pobladores. Dian perdió la vida en 1985 en Ruanda, donde, curiosamente, la niebla también se apodera del territorio.

Su infancia fue bastante dramática, ya que con tan solo 3 años sus padres decidieron separarse, porque su madre estaba cansada de luchar contra el terrible alcoholismo en el que vivía su esposo. Después del divorcio Dian nunca volvió a ver a su padre. Al poco tiempo su madre contrajo matrimonio con Richard Price, un hombre de negocios. El era un hombre muy fuerte con Dian ademas de jamás darle el trato de hija; su mal-trato psicológico hacia ella fue de tal manera que le prohibían sentarse en la misma mesa que ellos, la falta de amor de su familia la hizo una mujer bastante insegura y solitaria que prefería relacionarse más con animales que con personas, ya que ella decía que los seres humanos son difíciles y los animales sinceros.

Cuando fue el momento de ir a la universidad, su padrastro la presionaba para que estudiara economía, cosa que ella odiaba. Cuando cumplió 19 años se matriculó en un curso de veterinaria en la universidad de california, Fossey era excelente estudiante, tuvo inconvenientes con física y química, pero le encantaba la biología, terminó abandonado la carrera en segundo año y se inscribió en terapia ocupacional y se especializo en técnicas de trabajo con niños, lográndose graduar a los 22 años.

Al licenciarse, encontró un trabajo en Kosair Children´s Hospital en Kentucky, en donde ayudó a niños con discapacidad por varios años, logrando ser aceptada al poco tiempo gracias a su empatía, trato amoroso e increíble facilidad para comunicarse efectivamente con los pequeños. Sus métodos de gestos, cariños, juegos y sonidos serian en un futuro su clave para el trabajo con los gorilas de montaña

Era una mujer discreta, pero no le impedía dar a conocer su espíritu aventurero. Siempre soñó con viajar al continente africano, pero no fue hasta 1963 cuando viajó a África, se maravilló con todo lo que se encontró, en este primer viaje conoció al hombre que cambiaría la vida, El antropólogo Louis Leakey quien en un inicio le sugirió que estudiara a los gorilas, luego de tres años volvieron a verse pero esta vez para trabajar en el proyecto que le daría sentido a su vida, su primera misión al llegar a África fue lograr censar a los gorilas de montaña, pero ella no se detendría ahí, Dian quería saber todo sobre los gorilas, así que recibió una instrucción de rastreo, con paciencia y mucho esfuerzo inició su acercamiento a los gorilas.

Con mucha paciencia empezó a entender su comportamiento e imitarlo, una clave dentro de los gorilas es la sumisión y ella lo sabia ya que sus estructuras sociales se muestran como criaturas dominantes cuando se yerguen demostrando su autoridad.

Por eso siempre que Dian se acercaba, lo hacia de cunclillas para darles tranquilidad y que notaran que su intención era pacifica. A este proceso lo llamó adecuación. Al iniciar su investigación no se sabia cuantos existían, pero gracias a su gran trabajo se cambió la imagen que se tenia de los gorilas hasta ese momento. Su trabajo le dió una nueva cara a los gorilas, pasaron de criaturas monstruosas a increíbles y fabulosas, su trabajo la apasionó a el punto que terminó viviendo entre ellos, defendiéndolos de cualquier amenaza. Era conocida por los locales como la bruja ya que sus tácticas de defensa eran poco ortodoxas pero efectivas contra los cazadores furtivos al punto que los espantaba con mascaras de halloween, azotes de ortiga, también confiscaba su armamento, esto la llevo ganar muchos enemigos.

Tras el fallecimiento de Digit su amigo y gorila favorito, la guerra contra los cazadores se fue a niveles peligrosos, para los que la conocieron ella era una buena mujer pero su amor y lucha por los gorilas fue su sentencia, al enemistarse con mucha gente, Fossey perdió la vida a machetazos; aun no está claro quien fue el autor ya que le sobraban enemigos, su partida estremeció a todos ya que fue un acto terriblemente atroz; del cual Dian era consiente que podía suceder, pero esto no detuvo a esta increíble mujer que entrego su vida por el futuro de una especie.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *