AMBIENTAL

¿Como hacían nuestros abuelos para vivir sin plástico?

En tiempos modernos sería casi imposible imaginar vivir sin plástico, pero… ¿Como hacían nuestros abuelos?

La gran mayoría de basura en el mundo es generada por el plástico de un solo uso y su gran mayoría termina en montañas, selvas y mar, arrasando con todo a su paso. Pero, hubo una época donde los plásticos no eran importantes porque habían otras alternativas… ¿Como hacían en ese entonces?

¿Por qué siempre que queremos buscar la mejor solución definitiva al plástico miramos hacia el futuro, si en el pasado ese problema no existía?

Miremos un poco hacia el pasado:

En el pasado nuestros abuelos vivían sin esa dependencia al plástico que vivimos hoy en día, por ende, los desechos que iban directo al mar eran muy pocos y contaminaban menos.

El ecologista Mark Blackburn publicó en su blog una serie de preguntas que le hizo a su madre sobre como vivían en el año 1950 sin plásticos, y esto fue lo que respondió.

Primero, tengo curiosidad por las compras semanales. ¿Qué tipo de alimentos estaban disponibles y cómo se empaquetaban?

“ La mayoría de los alimentos frescos, como papas, zanahorias, guisantes y similares, se cultivaban localmente y estaban disponibles por temporada. También se podían obtener bananas y otras frutas del extranjero durante la mayor parte del año. Cuando un vegetal no estaba en temporada, tendríamos que comprarlo en una lata. También había una gran cantidad de alimentos secos disponibles, generalmente en un recipiente grande. Lo que sea que necesitabas, lo pesabas en una bolsa de papel marrón. Los artículos del arroz y la pasta de ultramar también se pesaban y luego se empacaban en una bolsa de papel.

Para las bebidas, teníamos leche entregada en la casa en una botella de vidrio. El lechero recogía la botella vacía al día siguiente y la reutilizaba. Las botellas de cerveza y las botellas de refrescos también estaban hechas de vidrio y cuando las devolviera a la tienda obtendría algo de dinero. ¡Siempre andábamos buscando botellas para devolver!

¿Hubo algún tipo de «comida rápida» disponible?

“Donde vivíamos solo estaba el pub, la tienda de pescado y papas fritas. Todo en la tienda de pescado y papas fritas estaba envuelto en papel a prueba de grasa con periódico en el exterior. Recuerdo que si guardabas todo el periódico de la semana y lo llevabas a la tienda de fish and chips, ¡te regalaban una bolsa de papas gratis! ¡Era grandioso!»

¿Hicías muchas cosas en casa o todo lo comprabas en la tienda?

“Hacíamos muchas cosas nosotros mismos. Comida obviamente pero también ropa. De hecho, tenía casi 13 años antes de que mi madre comprara mi primer vestido nuevo en una tienda. Antes de esto, toda nuestra ropa, incluso ropa interior se fabricaban en casa con el material comprado en la tienda. También tejíamos bufandas, jumpers y sombreros. Las únicas cosas nuevas que obtendríamos todos los años eran los zapatos. Tuve un par de zapatos escolares, 1 par de botas y un par de zapatos deportivos para deportes. Si las suelas se desgastaran, papá las repararía para que yo pudiera seguir usándolas hasta el próximo año.»

¿Qué hacían con la limpieza de la casa y productos de baño?

“Todos los productos de limpieza en aquel entonces venían en cajas de cartón o botellas de vidrio. Usamos barras de jabón para limpiarnos y el champú vino en baquelita o botella de vidrio. ¡Teníamos que tener cuidado de no romperlos! Recuerdo que incluso nuestra laca para el cabello vino en una botella recargable que llenamos en la tienda local «

¿Y entonces qué pasaba con los residuos?

“Bueno, todo el papel de la comida se ponía en la chimenea y se quemaba para mantener la casa caliente en el invierno o para calentar la caldera de agua para los baños. En ese entonces, solíamos tomar solo un baño a la semana.

Como mencionaba anteriormente, todas las botellas de vidrio se devolvían por dinero en efectivo y teníamos nuestras propias bolsas de compras que reutilizábamos cada semana.

Nuestras sobras de alimentos nunca se desperdiciaban y se usaban principalmente para hacer caldos de verduras o carne. Todos los huesos sobrantes eran dados al perro o quemados en el fuego.

Normalmente, nuestra familia de 7 personas tiraba alrededor de la mitad de un contenedor por semana de cosas que no podríamos usar o devolver.

En conclusión, hubo una época donde vivíamos sin esa dependencia a la «facilidad» que nos genera el plástico, pero cabe destacar también que muchas de las cosas que hicieron en ese entonces realmente no son tan difíciles de replicar ahora. La decisión depende de cada uno y de como podemos reducir nuestra huella contaminante en el planeta.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *