NOTICIAS

Plantar flores: la sencilla solución para sustituir a los pesticidas y acabar con las plagas

En los últimos años los agricultores se han visto envueltos en un absurdo juego de suma cero, una de dos: O utilizan pesticidas para proteger sus cosechas o bien producir vegetales limpios y naturales corriendo el riesgo de que las plagas acabarán con el cultivo y su negocio. Hace poco la tendencia era clara , pesticidas (a pesar de su impacto negativo). Pero los consumidores de hoy quieren algo natural.

Esto ha llevado a los consumidores a estar más enterados y exigir un mercado con productos libres de pesticidas, las tendencias vegetarianas y veganas han mostrado una frecuente preocupación por conocer el origen de su comida, lo cual nos ha ayudado a saber más de los procesos de producción y qué modelos se están planteando por parte de los productores.

Pero la gran pregunta es ¿de que manera los agricultores pueden llevar alimentos sanos que no sean devorados por las plagas?

Se han experimentado varias soluciones pero la mas interesante es la de sembrar flores.

Así lo afirma un estudio desarrollado en Reino Unido, donde fueron casi cinco años en los cuales un grupo de investigadores observó como los cultivos eran sembrados entre hileras de flores nativas de la región, las plantas eran puestas en el interior del campo, una forma bastante inusual, pero el objetivo era sencillo: facilitar que los insectos locales y predadores lograran controlar los insectos que amenazaran la cosecha y el bolsillo del agricultor.

El estudio ha dado resultados bastante positivos, las hileras de flores interiores (colocadas estratégicamente a cien metros las unas de las otras) fomentó la llegada de predadores naturales como especies de abejas autóctonas, avispas y escarabajos de diversa condición, al ubicarse en el centro del campo, el radio de acción de los bichos era lo suficientemente amplio como para atacar y devorar a cualquier insecto-peste que encontraran en su camino. Una solución armónica.

Este trabajo se desarrolló a lo largo de quince campos separados y repartidos en el centro y el este de Inglaterra. El proyecto preliminar ha sido exitoso y ha incentivado a que se generen nuevos durante los próximos años. En este las hileras de flores contarán con alrededor de seis metros de longitud y no acapararán más del 2% de la superficie cultivable. Su utilidad podría resistir el cambio de estaciones y permanecerían pese al sistema de rotación de cultivos (desde el trigo hasta la cebada).

Generalmente, los cultivos de flores quedaban a grandes distancias o al rededor de los campos trabajados por los agricultores, todo desde un punto de vista invertebrada, era una mala idea: ya que la fauna nativa del lugar podría acabar con las plagas cercanas en el extrarradio del campo, lo que dejaba el centro desprotegido, así que haber movido los ecosistemas florales al centro fue lo mejor y daba grandes resultados en las cosechas.

Suiza es uno de los pioneros en este tipo de cosechas protegidas por flores. Los investigadores han propuesto un modelo que ofrece un rango de entre trece y dieciséis tipos de flores permitiendo crear ambientes propicios para que los predadores naturales puedan hacer su trabajo. Al parecer los resultados ofrecen varias acciones positivas no solo en las cosechas también en los ecosistemas locales y la productividad.

Es posible en países como Suiza que los granjeros se acojan a programas de apoyo para compensar ecologicamente los cultivos lamentablemente aun no se ha logrado eliminar por completo el uso de pesticidas, en el caso de Reino Unido uno de los principales retos es mudar al centro de los cultivos las plantas depredadoras naturales, pero es bastante importante la reducción del uso de pesticidas y es posible avanzar a un futuro sin tantos agroquimicos

Larga vida a las las abejas.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *