ANIMALES NOTICIAS

Duque,es el can que espera en una esquina a su dueño que perdió la vida atropellado

Hace cuatro días perdió la vida el dueño de Duque y aún el perrito sigue esperando su regreso en la esquina donde vivían.

Sus vecinos no saben que hacer para poder apaciguar la pena del perrito, este se retiene a un zapato viejo y unos cartones que su amo dejó. Su dueño se llamaba Carlos Reyes un habitante de calle de la tercera edad, cada noche buscaba un lugar en donde pudiera acondicionar con cartones y plástico para poder dormir, nadie conocía sobre el lugar de origen de Carlos, algunos atestiguaban que este hombre venía del norte de Arequipa, Peru, que había sido profesor de escuela y seguidor del cristianismo.

Otros solo mencionan su gran amabilidad, su sonrisa y su amor por los perros abandonados en las calles. Duque fue abandonado por su amo original, hasta entonces hace 4 años atrás conoció a Carlos en la calle y desde allí se volvieron amigos incondicionales. El ultimo lugar en el que habitaron fue la avenida Daniel Alcides Carrión, ciudad de lima, Perú, en donde estos se alimentaban y se resguardaban.

Eventualidad

La ultima noche que compartió Carlos con Duque fue un sábado, ese fue el día en que un camión atropelló a Carlos y huyó del lugar, nadie fue testigo de quien fue el ser humano inconsciente. Cuando llegaron a auxiliarlo los bomberos, Duque se encontraba muy preocupado por su amo, cuando se llevaron el cuerpo de Carlos en una ambulancia este inocente perrito trató de subir al vehículo, pero no le fue permitido, luego corrió todo el camino detrás de la ambulancia hasta llegar al hospital.

Un mecánico que trabaja en un taller cercano al lugar de los sucesos atestiguó:

“Corrió detrás de la ambulancia hasta el hospital, ahí se quedó un tiempo esperando a que saliera y luego regresó hasta esta esquina. Aúlla en las noches y no ha querido comer, está triste, no quiere moverse de este lugar

Una mañana los trabajadores que se encargan de la limpieza municipal, llegaron a este lugar y se llevaron los cajones y el zapato viejo que dejó Carlos, se iban a llevar su abrigo pero los vecinos no lo permitieron, pues este amiguito necesitaba un abrigo en las noches, algunos vecinos desean hacerle un pequeño corral para que este siga en el barrio pero otros están en desacuerdo y señalan que es mejor que este sea adoptado por una nueva familia que lo ayude a superar su perdida.

Sin embargo Duque está a la espera de una familia adoptiva, se aferra a la silueta del cadáver de su amo Carlos que hizo la policía en el lugar del accidente.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *