AMBIENTAL

Ya puedes comprar latas de aire fresco de Islandia

¿Un divertido recuerdo, o señales de un futuro próximo?

Esta imagen donde se puede apreciar una ‘lata de sopa’ aparentemente llena de aire es bastante recurrente en las redes sociales. Uno de sus posibles orígenes es en un blog de viajes (barclaycardtravel.com), el sitio narra la historia de una cliente que al ver esta curiosa lata no dudó en fotografiarla parecía más una broma o un recuerdo de los géiseres.

Es más, la palabra «geiser» tiene origen islandés y podría definirse como el sitio turístico y oasis en medio del hielo y el fuego, estos grandiosos géiseres son el atractivo turístico preferido del paisaje islandés.

Al buscar un recuerdo de su visita esta viajera sintió curiosidad sobre un objeto en especifico.

«Una cosa que atrapa mi atención y que de alguna forma es graciosa fue la lata de aire de montaña fresco de Islandia. ¿Qué? ¿Aire fresco enlatado? ¡Vamos! Es muy divertido ver este tipo de cosas en los aparadores».

Luego la viajera termina hablando de su recorrido por los baños públicos del país, sin hablar más de las latas con aire de montaña.

Ademas las puedes conseguir el linea a 4 dolares la pieza.

El mito del agua embotellada

Se podría decir que hace varias décadas sería imposible pensar en vender agua embotellada, era algo que sonaba a fracaso. Ya que para ese momento la mayoría de los seres humanos teníamos acceso al agua potable, por medio de ríos y pozos, no como en la actualidad que sale del grifo de la casa.

En ese momento el agua era apta para el consumo humano igual que los alimentos. Pero la segunda guerra mundial marcó esa transición, al implementar la necesidad de llevarla de manera fácil a cualquier lugar en caso de que el enemigo atacara y terminó siendo una forma de presentación para cualquier tipo de alimento o bebida. Se podría afirmar que con los niveles de contaminación del aire de la actualidad, respirar aire limpio es un lujo.

Surgen varias incógnitas a este tema ya que dadas las condiciones climáticas actuales, no podemos definir el aire como 100% orgánico.

Entonces, ¿que estamos respirando o mejor que respiraremos en el futuro?

El arte detrás de la lata de aire fresco de montaña deja muchas interpretaciones, pero una de las que más preocuparnos es que si seguimos como vamos, es muy seguro que terminemos respirando de latas como esta. Puede que hoy parezcan un chiste, esperemos que no pase como el agua embotellada.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *