ANIMALES

Fue puesto bajo tierra vivo, pero los bomberos de la ciudad le salvaron la vida

Al estar enterrado por varios días el animal presentaba claros signos de desnutrición.

Estos héroes sin capa todos los días se ven expuestos a situaciones donde se juegan la vida, no es fácil ver de primera mano hasta donde puede llegar la maldad de la humanidad.

Los bomberos acudieron a un llamado en las orillas de un canal del sector de Quillota, en Chile, durante horas trabajaron para lograr rescatar un perrito que había sido puesto bajo tierra vivo.

Gracias a la acción oportuna de los vecinos de villa El Sendero, se alertó a las autoridades sobre los gemidos del animal, el cual llevaba ya dos días en el lugar, así comentó el El Observador.

A través de técnicas de rescate, los bomberos recorrieron el lugar sin encontrar un rastro de el.

Encontrarlo no fue tarea sencilla, los bomberos estaban por rendirse cuando volvió a gemir con más fuerza, siendo escuchado por uno de los bomberos, que saltó al canal para ver donde se encontraba.

Su cuerpo estaba completamente cubierto de tierra solo podía asomar su nariz. Los bomberos rápidamente establecieron un plan de rescate, que duró más de tres horas. A pesar de la llovizna y los cuatro grados de temperatura finalmente lograron sacarlo de esta tumba.

El teniente de Bomberos, Rodrigo Fernández, fue el encargado de dirigir el rescate y contó cómo fue esta experiencia. «Se encontró al perro enterrado en una zanja más o menos a un metro (de profundidad) con solo su nariz al exterior. La liberación del can duró aproximadamente unas tres horas porque se trabajó solo con material manual para no causarle más daños. El perrito estaba anímicamente bien pero físicamente muy delgado”.

Ahora él esta al cuidado de una familia de venezolanos que viven en la zona y fueron quienes alertaron a las autoridades de la situación del animal. Varias organizaciones se han puesto en contacto y ya un veterinario está haciendo los chequeos médicos correspondientes.

Por ahora no se ha logrado saber en que circunstancias quedó atrapado el perro, si fue sepultado vivo o un derrumbe lo enterró.

La desinteresada labor de estos bomberos no tiene precio, y el único pago es la satisfacción de hacer el bien y contribuir a un mundo mejor.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *