NOTICIAS

El permiso laboral para cuidar las mascotas enfermas ha sido aprobada

Los amigos más fieles han sido los peluditos, pocas personas no han llegado a descifrar la relación que se establece entre humanos y nuestras amadas mascotas. Pues se caracterizan por ser adorables, amorosos, fieles y agradecidos que es difícil evitar amarlos.

El vinculo entre humanos y mascotas es extremadamente fuerte que muchos, mientras sus mascotas enferman, le es imposible tener su concentración firme en su área laboral; Solo se piensa en llegar a casa y llevar a nuestro amiguito al veterinario.

Tristemente, en gran parte de los lugares laborales, no es permitido, salir por emergencia para cuidar a una mascota enferma y que esta sea llevada al veterinario. Un gran avance se ha manifestado en Italia que se demostró el primer caso de permiso laboral por ir a cuidar a una mascota enferma.

¿Cómo se presentó el caso?

Es el caso de una bibliotecaria que laboraba en la Universidad La Sampieza de Roma obtuvo un permiso para cuidar a su perro enfermo, es algo que sorprendió pues estos permisos solo son aprobados para los padres, madres o tutores que tengan una emergencia con su hijo y tengan que acudir en su ayuda.

La aprobación de este permiso tuvo un proceso algo complicado pues cuando la bibliotecaria solicito la primera vez el permiso le fue negado. Aun así sin rendirse pidió apoyo de la asociación de protectores de animales LAV para que la mujer no perdiera su salario.

La mujer requería dos días de descanso para cuidar a su mascota de doce años que había sido operada de la laringe y de un carcionoma, esto se lo manifestó a algunos de sus amigos.

Estos le recomendaron solicitar apoyo a la asociación protectora de animales, de esta manera determinar que medidas legales ejecutar. la bibliotecaria refirió:

«Encontramos algunas sentencias del Tribunal Supremo que dejan muy claro que no curar a un animal comporta delitos de abandono y maltrato.

Concretamente, el Código Penal italiano establece una pena de hasta un año de cárcel y una multa desde 1,000 a 10,000 euros a quien abandone su animal o permita que sufra gravemente.»

De esta manera pudo comprobar que si no brindaba cuidados a su mascota sería un delito. Tal que dando estas pruebas sus jefes se vieron en la obligación de otorgarle el permiso.

Ojalá esta historia sea de ejemplo para el mundo entero para evitar tristes perdidas de mascotas y evitar el maltrato animal, dando permisos laborales a las personas para ir a ayudar a sus hermosos amorosos amigos peluditos.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *