NOTICIAS

Perrita llegó herida a la farmacia y recibió más que ayuda

Tan solo con ver como se encontraba la perrita, Banu Cengiz la dueña de la farmacia no dudo en auxiliarla.

Esta farmacia de Turquía no solo se encarga de ayudar a personas, también ayuda a los animales. En el lugar hay mantas, comida, plásticos, refugio y descanso para cualquier perrito callejero que lo necesite.

Banu Cengiz, ya tiene varios animalitos adoptados, la falta de espacio no le permite tener más, pero si fuera por su corazón los adoptaría a todos, ella igual hace todo lo posible por ayudar a los que llegan a su farmacia.

BanuCengiz

La semana pasada, Banu vivió un momento encantador, cuando una perrita con dificultades para caminar se acercó a la farmacia en busca de ayuda, todo parecía indicar que tenía una cortada en una de sus paticas delanteras, lo que esa perrita no sabía era que no había podido llegar a un mejor lugar.

La perrita a diferencia de los otros perros que se acercan a ella, no quería quedarse afuera, ni comer de los platos que tienen allí, luego entró a la farmacia sin pedir permiso, Banu se acercó a ella y le ofreció comida pero no la aceptó, solo le mostraba la pata de manera insistente.

Me estaba mirando. Dije: Bebé, ¿hay algún problema? – Comentó Banu a The Dodo.

Al ver lo que le pasaba en la patica, la llevó a la parte trasera de la farmacia, con cuidado y cariño le curó la herida, la limpió y le suministró unos antibióticos para que no se le fuera a infectar.

Banu estaba sorprendida de la tranquilidad de esta perrita, que ni se movía, ni se quejaba. Solo tenía una expresión de agradecimiento en sus ojos.

Al terminar, se recostó y le mostró la pancita en símbolo de agradecimiento y confianza, que con su ayuda se había ganado.

Cuando terminé, ella se acostó para agradecerme. Ella decía: ‘Confío en ti’. – Contó Banu a The Dodo.

La acción quedó grabada por las cámaras de seguridad del lugar, no te lo pierdas.

Cuando ya estaba curada, la perrita se pudo quedar en las instalaciones mientras se recuperaba y descansaba.

Le adecuaron un lugar en su oficina con plásticos, una camita, agua y comida y la dejo descansar, cuando se desocupaba se acercaba para consentirla y darle ese amor que tanto se merecía.

No había duda, ella estaba en el lugar indicado, había encontrado a una una mujer maravillosa y ella a un angelito que ayudar.

En el momento de cerrar Banu se sentía mal, ya que debía devolver la perrita a la calle en mejores condiciones, pero ella no podría adoptarla y esto le partió el corazón.

Cuando ya estaban afuera, ella le dijo que podría venir en el día las veces que quisiera y tener comida y refugio siempre que deseara.

Desafortunadamente, no puedo llevarla a casa. He estado lidiando con animales de la calle durante años. Les doy de comer y los curo, y los ayudo a encontrar un hogar cuando puedo. – Expresó Banu a The Dodo.

Por ahora este pequeño refugio para perros de la calle es lo único que ella les puede ofrecer, un poco de comida y medicinas para cuando lo necesiten. Banu cree que todos podemos hacer algo así sea pequeño, esto cambia de alguna forma las cosas, y sin duda hace de este mundo un lugar mejor.

Lo hago porque ellos sienten. Necesitamos ayudar a los que lo necesitan. La gente debería enseñar a sus hijos a amar y respetar a los animales y la naturaleza. Entonces todos podemos vivir juntos en un mundo hermoso. – Finalizó Banu a The Dodo.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *