AMBIENTAL

Por cada minuto que pasa, acaban con tres campos de fútbol en la amazonia

Según las cifras del gobierno del Brasil, la deforestación se podría comparar con la destrucción de tres campos de fútbol por minuto.

En la actualidad la selva tropical más grande del planeta está en una situación critica, su destrucción cada vez es más rápida, y la política del presidente Jair Bolsonaro no ayuda en nada, al contrario debilita los organismos medioambientales y de protección.

El mes de julio preocupa de sobre manera a los científicos, quienes aseguran que la perdida de vegetación está batiendo todos los récords, al punto que el daño puede ser irreparable.

La explotación con fines comerciales sin ningún control

El reciente aumento de la deforestación se debe principalmente a la política comercial impulsada por el presidente Bolsonaro, quien ha dado luz verde a la tala ilegal por parte de multinacionales de la madera, a los que poco les importa la selva y van quemando todo. Esto a perjudicado el gran trabajo de conservación y disminución de la deforestación que se llevaba acabo desde el año 2000.

La intervención a la selva no tienen ningún tipo de control ya que se han reducido las inspecciones, ayudando a que la explotación minera y agropecuaria no sean evaluadas. Entre los planes de Bolsonaro está duplicar la producción de soja por los próximos 10 años.

Esta mas que claro que el actual ministerio de agricultura está bajo las ordenes de un mandatario afín con la idea de convertir el amazonas en un gran campo de cultivo.

Según el informe presentado por el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales de brasil, desde la llegada del mandatario al poder la deforestación de la Amazonia se ha incrementado un 88%.

El polémico presidente Bolsonaro, ha negado enérgicamente las cifras que respaldan este desastre, y se ha enfrentado con la comunidad internacional asegurando que “La Amazonía es nuestra, no de ustedes”.

Una de las más grandes preocupaciones para los ambientalistas es la llegada del acuerdo de con la Unión europea y Mercosur para facilitar las exportaciones de los productos agrícolas y ganaderos a UE, lo que dejaría en un peor riesgo a la selva amazónica.

Por ahora la única protección ante la posible intervención de la selva es el respeto de los acuerdos de parís por parte de los países firmantes en este caso Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Sin embargo Bolsonaro elogia la retirada de Donald Trump de dicho acuerdo.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *