AMBIENTAL

Alemania y Noruega retiran el apoyo económico a Brasil debido a la desbordada deforestación

Al ver la creciente deforestación que vive el amazonas los dos países Europeos decidieron dejar de financiar los 1.300 millones de dolares que desde 2008 recibe Brasil.

Este país suramericano tiene a su cargo casi el 60% de las 7.000 millones de hectáreas de selva amazónica, por esto su importancia, el otro 40% se reparte entre 9 paises. Lo preocupante es que el futuro de la selva Por ahora depende de las decisiones de un solo hombre, el presidente de brasil, Jair Bolsonaro, Quien tiene en un gran peligro la supervivencia de la amazonia y la posibilidad de mitigar el cambio climático.

Se estima que en el ultimo año la deforestación en la zona aumentó en un 278%, superando 5.879 millones de kilómetros cuadrados, lo que equivaldría a unos 225.000 estadios de fútbol. Al revelarse estas cifras el presidente destituyó a Ricardo Galvão, el jefe del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), a quien tildó de aplicar un método científico «mentiroso».

Ademas de sus controvertidas declaraciones el mandatari ya advirtió con cerrar la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), el departamento estatal de asuntos indígenas encargado de proteger las tierras indígenas, ademas de firmar decretos que permiten la explotación legal de 15 millones de hectáreas de selva, y las deja a merced de las mineras, madereros y ganaderos.

Por esta serie de acciones en contra de la amazonia, países como Alemania y Noruega han tomado la decisión de retirar su apoyo económico, destinado a la protección de la selva mas biodiversa del mundo.

El gobierno noruego se pronunció sobre el tema a través del ministro del Clima y del Medio Ambiente de Noruega, Ola Elvestuen, quien afirmó al diario Dagens Naeringsliv que las razones fueron principalmente por la decisión de cambiar el cuerpo directivo del Fondo y cancelar el comité técnico que selecciona los proyectos a financiar. Actualmente, el Banco Nacional de Desarrollo (BNDES), un banco público de Brasil, maneja el fondo. Pero Bolsonaro quiere que pase a manos de operadores privados, lo que ellos califican como un acto abusivo.

“No podían hacerlo sin nuestro consentimiento. Lo que ha hecho Brasil demuestra que ya no quieren detener la deforestación”, aseguró.

Según lo confirma el Diario El Pais de España, Noruega es el mayor donante con mas 1.200 millones, seguido por Alemania, con 68 millones.

¡Deja tu comentario aquí abajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *